Ideas de meriendas saludables para niños

Si para los padres no empieza la mañana hasta después del primer café, para los niños y las niñas no empieza la tarde hasta que llega la hora de la merienda. Teniendo en cuenta que esta supone entre el 10-15 % de la ingesta diaria de calorías, es una comida demasiado importante para tus peques como para decidirla al azar. ¡Pero no hace falta que te compliques! Estas propuestas sencillas y originales son un estupendo ejemplo de meriendas sanas para niños.

Las mejores meriendas caseras para niños

Sabemos que no siempre resulta fácil encontrar la inspiración. Diseñar un programa de meriendas sanas para niños que les entusiasme, les divierta y, además, les alimente bien puede llevarte más tiempo del que dispones.

Organizarse bien es mucho más sencillo de lo que parece. Basta con que tengas siempre en mente algunos ingredientes básicos y que aprendas a combinarlos entre sí para que a tus meriendas caseras para niños nunca les falte de nada.

Estos ingredientes básicos son lácteos, frutas, proteínas y una pequeña porción de hidratos. ¿Cómo puedes obtenerlos? Estas son algunas ideas de meriendas para niños sencillas:

  • Macedonia de frutas con yogur
  • 2 mandarinas y palitos de pan integral
  • Batido de plátano, fresas y leche
  • Bocadillo de pan integral con aguacate y queso
  • Yogur o queso fresco con frutos secos
  • Pieza grande de fruta y puñado de nueces
  • Seguramente habrá días en los que dispongas de más tiempo y ganas de innovar. Aprovéchalos para sorprender a los peques de la casa con propuestas algo más elaboradas. ¡Harás que adoren la hora de la merienda!

  • Tortitas de avena y plátano
  • Machaca dos plátanos maduros con un tenedor. Cuando hayas obtenido un puré, añádeles dos huevos batidos e integra la mezcla. A continuación, agrega 6 cs de copos de avena y bate hasta conseguir una masa uniforme. Vierte dos cucharadas en una sartén amplia y muy caliente con una gota de aceite. Cocina la tortita hasta que esté dorada y sirve decorada con frutas, frutos rojos, miel…

  • Bocadillo de hummus casero
  • Mezcla en la batidora 400 g de garbanzos cocidos, 1 diente de ajo, 1 cs de tahini, 3 cs de aceite de oliva virgen, 1 cc de comino molido, una pizca de sal y pimentón dulce y el zumo de un limón. Batir y untar la mezcla sobre rebanadas de pan integral.

  • Smoothie de frutos rojos y yogur
  • Coloca en la batidora 125 g de frutos rojos y 100 g de queso fresco, como Danonino Maxi. Bate todo hasta que tenga una textura uniforme y añade leche o hielo al gusto antes de volver a batir para que quede tan líquido como desees.

    ¿Sabes quién puede ser un aliado para cumplimentar las meriendas caseras para niños? Danonino. Es un lácteo bajo en grasas, con todo el sabor de la leche de Galicia y Asturias, rico en proteínas y con calcio y vitamina D. Contiene nutrientes ideales para el crecimiento de los peques y además ¡les encanta!

    La merienda marca un punto de inflexión en la jornada: acaba el cole, empieza la tarde y hay que mantener un buen nivel de energía hasta la noche. Si prescindes de esta comida no solo estás perdiendo la oportunidad de que tus hijos aprendan a alimentarse bien, sino que les privas de ese empujoncito que les permite estar en activo hasta el final del día.

    Este es el momento de reponer fuerzas para seguir a tope al hacer la tarea, durante las actividades extraescolares o en ese rato que tus hijos salen a jugar con los amigos. Una forma original de introducir en la dieta ingredientes que no suelen estar presentes en otras comidas y un modo divertido de disfrutar de la alimentación sana.

    Por otro lado, las meriendas caseras te ayudan a crear rutinas y hábitos beneficiosos. Con ellas evitas que los niños lleguen hambrientos a la cena y se vayan pesados a la cama, estableces horarios que te ayudan a organizar la tarde y te aseguras de que a la dieta de tus hijos no le falta de nada, ¡ni siquiera algún que otro capricho saludable!

    ¿Qué alimentos evitar en la merienda?

    No te dejes vencer por las prisas. Las alternativas más rápidas no suelen ajustarse al concepto de meriendas sanas para niños. Si bien es cierto que esta comida no está pensada para sentarse a la mesa con cuchillo y tenedor, conviene pensar en algo más elaborado que la bollería, las chuches y los snacks salados.

    La merienda también es una oportunidad para que los peques aprendan que los alimentos saludables también pueden ser muy divertidos. Los colores de la fruta, las texturas de los lácteos, las curiosas formas de los frutos secos. ¡Si es que lo más natural resulta ser lo más original!

    Sácale partido a estas características para desterrar de la dieta de tu hijo productos poco saludables como los refrescos (mejor un zumo de frutas naturales o un lácteo), los dulces y galletas (mejor un bocata), las golosinas (mejor una macedonia con frutas de temporada) y los snacks salados (mejor frutos secos al natural).

    Hay otros factores que influyen en la calidad de una merienda casera para niños.

  • Conviene evitar las prisas y encontrar unos minutos para que coman tranquilos y sin presiones.
  • Si van a tomar la merienda fuera de casa, procura recurrir a envases reutilizables para no generar más residuos de los necesarios. Descubre aquí algunas ideas para reutilizar los envases de Danonino: @danonino_es
  • Siempre que puedas, ¡sorprende! Muchos de esos alimentos saludables que tus hijos se niegan a comer se convierten en algo muy apetecible si se los presentas de un modo atractivo.
  • Ingredientes nutritivos, preparaciones sencillas y presentaciones originales. El éxito de las meriendas saludables para niños depende de estos tres aspectos y de que le eches un poco de imaginación. En base a estas ideas, ¿qué otras meriendas caseras se te ocurren?

    Danonino es rico en proteínas y contiene calcio y vitamina D que son necesarios para el crecimiento y el desarrollo normales de los huesos en los niños.