{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

 

¿De dónde obtengo la Vitamina D?

Una exposición corta (de entre 10 y 15 minutos) a la luz solar, evitando hacerlo entre las 12 y las 16h, permite fabricar vitamina D. Se estima que la vitamina D producida por la muestra a los rayos UV representa del 50 al 70% de la necesidad total. ¡Pero cuidado! Una exposición al sol prolongada y sin protección es muy peligrosa para la piel.

Para completar este porcentaje y conseguir la aportación de vitamina D necesaria, hay que llevar una buena dieta. Sobre todo durante el periodo invernal, cuando la alimentación es el factor que representa la principal fuente de esta vitamina.

La lista de alimentos en los que podemos encontrar vitamina D es más bien corta, pero destacan algunos como la yema de huevo, ciertos tipos de pescado y los alimentos enriquecidos en esta vitamina, como Densia que aporta el 100% del Valor de Referencia de Nutrientes (VRN).

¿Cómo se prepara?