{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

¿Cuántas veces comen tus hijos al día? Los nutricionistas recomiendan que la ingesta diaria de energía y nutrientes se  distribuya en 4 ó 5 comidas. Una de ellas, naturalmente, es el desayuno.

Repartir la ingesta en varias tomas aporta varios beneficios para la salud: favorece la asimilación de nutrientes por el organismo, evita el picoteo entre horas, mantiene un mejor control de la glucemia (niveles de azúcar en sangre) y de las grasas en sangre, y ayuda a mantener un peso adecuado. En resumen, asegura un buen estado global de bienestar físico y emocional.

El desayuno y la toma de media mañana son muy importantes y deben aportar en conjunto un 25%-30% del total de calorías diarias.

¿Cómo debe ser la primera comida del día?

¿Tu hijo sale de casa sin desayunar? Muchas personas lo hacen: prefieren dormir un poquito más que disfrutar de un buen desayuno. Quizás no saben que esta ingesta es una de las más importantes del día. Después de estar durmiendo entre 8 y 10 horas sin consumir ningún alimento, es imprescindible aportar energía y nutrientes suficientes al organismo para asegurar un buen rendimiento a lo largo de la mañana… Todos aquellos que se saltan esta comida sufren, en mayor o menor grado, carencia de glucosa en sangre y, como consecuencia, fatiga, falta de concentración y alteraciones en el humor (están malhumorados).

Los niños que desayunan bien se sienten activos durante toda la mañana, rinden más en la escuela y  tienen energía para jugar y realizar deporte durante el recreo.

Elementos de un desayuno equilibrado

Un desayuno equilibrado debe estar compuesto por:

  • Un lácteo: leche, yogur, leche fermentada, queso fresco
  • Cereales: pan, tostadas, cereales no azucarados, galletas
  • 1 pieza de fruta fresca o un zumo de fruta natural.
  • Puede acompañarse el pan o las tostadas de jamón cocido, jamón curado o charcutería poco grasa o bien mantequilla y mermelada.

Es importante no abusar de la bollería, reduciendo su consumo, como máximo, a una vez por semana.

Entre el desayuno y el almuerzo es aconsejable la ingesta de un pequeño tentempié a media mañana para poder llegar bien a la comida del mediodía. Así, no se cae en el error de matar el hambre con alimentos complementarios, poco nutritivos y demasiado energéticos.

¿Cómo se prepara?