{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

¿Cuántas veces comen tus hijos al día? Los nutricionistas recomiendan que la ingesta diaria de energía y nutrientes se  distribuya en 4 ó 5 comidas. Una de ellas, naturalmente, es el desayuno.

Repartir la ingesta en varias tomas aporta varios beneficios para la salud: favorece la asimilación de nutrientes por el organismo, evita el picoteo entre horas, mantiene un mejor control de la glucemia (niveles de azúcar en sangre) y de las grasas en sangre, y ayuda a mantener un peso adecuado. En resumen, asegura un buen estado global de bienestar físico y emocional.

El desayuno y la toma de media mañana son muy importantes y deben aportar en conjunto un 25%-30% del total de calorías diarias.

¿Cómo debe ser la primera comida del día?

¿Tu hijo sale de casa sin desayunar? Muchas personas lo hacen: prefieren dormir un poquito más que disfrutar de un buen desayuno. Quizás no saben que esta ingesta es una de las más importantes del día. Después de estar durmiendo entre 8 y 10 horas sin consumir ningún alimento, es imprescindible aportar energía y nutrientes suficientes al organismo para asegurar un buen rendimiento a lo largo de la mañana… Todos aquellos que se saltan esta comida sufren, en mayor o menor grado, carencia de glucosa en sangre y, como consecuencia, fatiga, falta de concentración y alteraciones en el humor (están malhumorados).

Los niños que desayunan bien se sienten activos durante toda la mañana, rinden más en la escuela y  tienen energía para jugar y realizar deporte durante el recreo.

Elementos de un desayuno equilibrado

Un desayuno equilibrado debe estar compuesto por:

  • Un lácteo: leche, yogur, leche fermentada, queso fresco
  • Cereales: pan, tostadas, cereales no azucarados, galletas
  • 1 pieza de fruta fresca o un zumo de fruta natural.
  • Puede acompañarse el pan o las tostadas de jamón cocido, jamón curado o charcutería poco grasa o bien mantequilla y mermelada.

Es importante no abusar de la bollería, reduciendo su consumo, como máximo, a una vez por semana.

Entre el desayuno y el almuerzo es aconsejable la ingesta de un pequeño tentempié a media mañana para poder llegar bien a la comida del mediodía. Así, no se cae en el error de matar el hambre con alimentos complementarios, poco nutritivos y demasiado energéticos.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.