{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

¡Larga vida al smoothie!

Sí, a todos nos ha pasado. Abres Instagram y lo ves allí: sobre una mesa de madera vintage o una encimera blanca impecable. Todo perfectamente ordenado y con una luz brillante. El bol, de diseño, preside la imagen y la base de yogur sostiene unas frutas perfectamente cortadas y ordenadas. Y entonces, casi sin darte cuenta, te descubres deleitándote con el nuevo rey del desayuno: el Smoothie Bowl.

Unos dirán que solo es una moda pasajera, pero la verdad es que desayunar un Smoothie ya se ha convertido en un hábito y tiene muchos, muchísimos adeptos.

Pero, ¿qué es el Smoothie Bowl y qué tiene que hace que todos queramos comernos uno?

El Smoothie que no se bebe

Hay Smoothies y Smoothies bowls. ¿La diferencia? Los primeros se beben porque son batidos y los segundos se comen porque tienen una base espesa y frutos sólidos. Los Smoothies Bowls son la opción más pausada del Smoothie, que nos exige sentarnos en la mesa, desayunar sin prisas y saborear cada ingrediente.

El secreto está en la base

La piedra angular de este desayuno es la base. Dependiendo de nuestros gustos y de la textura y densidad que queramos conseguir, podemos utilizar y mezclar diferentes ingredientes. ¿El top 3? Frutas, verduras y como no: el yogur.

Es fácil, atractivo y sabroso

Preparar un Smoothie Bowl no es complicado, solo necesitamos frutas, verduras y yogur. No hay una receta mágica, cada uno puede preparar su Smoothie como quiera. Pero para servirnos de guía, aquí tienes un ejemplo de preparación:

  • 1 taza de frutas o verduras

Escoge las frutas y verduras que más te gusten, córtalas y ponlas al congelador durante unas horas. Así conseguiremos la textura y el espesor que necesitamos.

  • ½ taza de yogur

Para no mezclar los sabores con los de la fruta, elige un yogur natural. Puedes utilizar un yogur natural, Oikos o Danone A tu gusto.

  • 1 cucharada dulce

Miel, azúcar, melaza… Para darle un puntito dulce necesitarás un poco de endulzante. Escoge el que más te guste o ¡pruébalos todos!

¡A la batidora!

Una vez escogidos los ingredientes solo queda mezclarlos. El utensilio que utilices depende de ti: una picadora, una batidora o un robot. Lo importante es que quede una mezcla homogénea con la textura que queramos.

Y ya solo nos quedará el ingrediente secreto: ¡el topping! Frutos secos, semillas, cereales, fruta, frutos del bosque… Todos están permitidos. Juega a mezclar sus sabores y texturas y añade color a tu Smoothie. ¡Creatividad al poder!

¿Cómo se prepara?

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder