Un pequeño viaje al corazón del sabor
Hemos partido de la auténtica receta tradicional griega para conseguir la máxima exquisitez y así, ofrecerte una experiencia única.

La suavidad, el equilibrio y la incomparable cremosidad de nuestra masa blanca nacen del conocimiento y mimo empleado en la elaboración. Además, hemos seleccionado cuidadosamente los ingredientes más simples consiguiendo a una maravillosa textura que cubre tu boca con cada cucharada. Un sabor más suave y menos ácido, que logra el perfecto equilibrio.
En nuestra masa blanca hay algo más, quizá después de probarlo quieras llamarlo magia. La magia del que para muchos es el mejor yogur del mundo.