Preguntas frecuentes sobre Oikos

¿Oikos está pasteurizado?

La leche cruda contiene una serie de bacterias que pueden resultar dañinas para el organismo. Con el fin de eliminarlas sin que el producto pierda sus beneficios nutricionales, se eleva su temperatura hasta casi 80ºC durante un tiempo controlado y posteriormente se enfría.

Este proceso se conoce como pasteurización y garantiza un consumo 100% seguro de cualquier lácteo, incluidos los yogures. En este caso, la pasteurización es siempre anterior a la fermentación, ya que esta última implica el uso de bacterias vivas que, en este caso, son seguras para el consumo humano.

Nuestro yogur griego es seguro por múltiples razones, entre ellas, porque todos los productos Oikos han sido elaborados con leche de alta calidad previamente pasteurizada. Libres de microorganismos patógenos, estos yogures se conservan perfectamente en el frigorífico durante más tiempo.

La pasteurización no solo elimina las bacterias que suponen un riesgo sino que acaban con sus propiedades enzimáticas. Este es el motivo por que los yogures no tienen una fecha de caducidad concreta, sino un período de consumo preferente más extenso para que disfrutes de todas sus propiedades durante más tiempo.

¿Es Oikos un buen procesado?

Procesar los alimentos no implica una pérdida de calidad o de naturalidad. La ciencia se pone de parte de la salud a la hora de idear métodos cada vez más innovadores que permiten una mejor conservación de los alimentos. Un claro ejemplo de cómo este procesamiento es algo positivo es que ahora podemos comer verduras congeladas fuera de temporada o sardinas en mitad del desierto.

Oikos cumple con todos los requisitos de un buen procesado lácteo: emplea leche de calidad, no incorpora en su receta un exceso de azúcares, edulcorantes u otros aditivos y respeta las exigencias de la fermentación natural con ácidos orgánicos.

El resultado de este buen procesado es que los productos Oikos conservan durante más tiempo todas sus propiedades nutricionales. Es importante que en la dieta incluya alimentos variados, algunos en su presentación natural (frutas, leche, carnes y pescados...) y otros como Oikos, un lácteo procesado de calidad.

¿Qué Oikos tiene gluten?

El gluten es una proteína presente en el trigo y otras gramíneas. Los yogures, como productos de origen lácteo, inicialmente no deberían contener gluten. No obstante, pueden compartir la línea de elaboración con otros productos que sí llevan y, en consecuencia, incluirlo en su composición en forma de trazas.

La mejor forma de asegurarse de si un yogur tiene o no gluten, aunque solo sea en pequeñas cantidades, es a través de su etiquetado. Solo los productos 100 % libres de gluten llevarán el identificativo internacional en forma de espiga barrada.

En el caso de que contengan gluten, aunque solo sea en forma de trazas, esta información deberá especificarse en el empaquetado del producto, bien en cada envase, bien en algún lugar del pack.

En el caso del gluten en Oikos hay que hacer tres distinciones:

  • Productos 100 % sin gluten: solo Oikos Natural y Natural azucarado. Llevan el sello de la espiga barrada.
  • Productos con gluten: solo Oikos Tentaciones en las variedades de Tarta de arándanos y Tiramisú.
  • Productos que pueden contener trazas de gluten: todas las demás variedades.

En el cartón de tu pack Oikos puedes consultar si la variedad que has escogido contiene o no gluten. Este dato aparece recogido en la lista de ingredientes y destacado en negrita. En el caso de los productos 100 % sin gluten (Oikos Natural y Natural azucarado) encontrarás el sello de la espiga barrada en el cartón que recubre el pack.

¿Cuál es el mejor yogur para postres?

El yogur es uno de esos postres clásicos que no pasan de moda. Frescos, digestivos y versátiles, los yogures se presentan como una alternativa dulce y deliciosa con la que poner punto final a cualquier menú.

Oikos va un paso más allá para ofrecer una propuesta más suave y cremosa. Un yogur orientado a los paladares gourmet y a quienes echan de menos el sabor de lo tradicional.

Como yogur para postres, Oikos presenta infinidad de ventajas: un formato estupendo para completar una buena ración de lácteos, sabores que van desde las opciones más naturales hasta las propuestas más elaboradas y originales combinaciones con frutas, caramelo, chocolate y otros ingredientes deliciosos.

Puedes comerlos solos, utilizarlos como base para batidos, integrarlos en tartas y pasteles o mezclarlos con frutas, cereales o semillas. Su textura cremosa hace que combine genial con infinidad de ingredientes y que cada cucharada se convierta en una experiencia gastronómica de lo más placentera.