{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Sólo hay una respuesta: porque el agua es esencial para la vida y puede ayudarnos a reemplazar las pérdidas que se presentan con el sudor y la orina, contribuye a mantener las funciones físicas y cognitivas normales y a la regulación de la temperatura corporal.

La recomendación es beber unos 8-10 vasos al día (2,5 L) dependiendo de la edad,  pero en verano, con el calor, es muy importante prestar atención a las necesidades de hidratación y garantizar los 2,5 litros de agua, ya que por la sudoración perdemos mucho líquido.

El mecanismo de la sudoración es el que utilizamos para poder refrigerarnos y enfriar nuestro cuerpo de forma natural. Nuestro organismo tiene una temperatura normal de aproximadamente unos 37°, cuando sufre un sobrecalentamiento, ya sea porque hace mucho calor o porque haces ejercicio, comienzas a sudar a través de la transpiración. Durante la transpiración, los vasos sanguíneos de la piel se abren y dejan salir el fluido a través de los poros. Ese fluido se compone de diversos elementos, pero fundamentalmente es agua. A medida que el sudor comienza a generarse, la piel se va refrescando, lo cual a su vez refrigera la sangre y el interior de nuestro organismo.

Pero es aconsejable reponer esta cantidad de agua porque cuando la cantidad de líquido que elimina el cuerpo es más que la cantidad ingerida pueden llegar a producirse pequeños cuadros de deshidratación, y debemos hacerlo antes de tener la sensación de sed,

Esto es especialmente importante en los niños (por no tener bien desarrollado el mecanismo de la sed) y en las personas mayores (por haber perdido esa sensibilidad), suelen deshidratarse con gran facilidad en días calurosos. Al no sentir sed, no beben y los líquidos no se reponen.

Existe un método muy práctico para saber si estamos hidratándonos bien, y consiste en observar el color de la orina. Si la orina es oscura y escasa, significa que debemos beber más agua. Cuando es clara y abundante nuestro equilibrio hídrico es adecuado.

Trucos para beber más agua

  1. En cuanto te despiertas: Deja un vaso con agua en tu mesilla de noche, cada vez que te despiertes puedes darle un sorbo y acabarlo en cuanto te levantes.
  2. Botellita en el trabajo: Ten siempre una botella en tu lugar de trabajo y oblígate a acabártela antes de irte de nuevo a casa.
  3. Botellita en el bolso: Lleva contigo siempre una botella de agua, así te será más sencillo ya que la tendrás siempre a mano. Ahora venden botellas de tamaños que caben en cualquier bolso. 
  4. Aprovecha las nuevas tecnologías: Pon una alarma en tu móvil y así irás bebiendo a lo largo de todo el día.
  5. Vaso de agua en casa: En casa intenta tener siempre un vaso con agua al lado. De esa manera vencerás la pereza de ir a por agua cuando tengas sed.
  6. Bebe antes de comer y de cenar: Puedes beber un vaso antes de la comida y otro antes de la cena, justo cuando te sientes con tu plato enfrente.
  7. Agua con un toque de sabor

Ahora hay algunas aguas minerales con un toque de sabor pero sin azúcar ni calorías. 

Más trucos para beber agua aquí

Y recuerda que, como en todos los hábitos, hacerlo de forma gradual y continuada será la manera de incorporarlo en tu rutina para estar siempre correctamente hidratada.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.