{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Nuestro cuerpo está compuesto por tres cuartas partes de agua que necesitamos ir reponiendo a lo largo del día. El agua es importantes uno de los elementos fundamentales para todos los seres vivos y desempeña distintas labores esenciales en nuestro organismo: permite a las células procesar y absorber los nutrientes, contribuye a mantener las funciones físicas y cognitivas normales, nos permite regular correctamente la temperatura corporal y, por supuesto, nos mantiene hidratados, algo fundamental para prevenir la fatiga.

Para ayudar a que se cumplan todas estas funciones es necesario beber al día unos dos litros de agua, que es la cantidad que recomienda la Organización Mundial de la Salud. Pero, en ocasiones, ya sea por falta de tiempo, porque preferimos sustituir el agua por otra bebida o simplemente porque se nos olvida beber, descuidamos su consumo e ingerimos menos cantidad de la recomendada.

Tenemos que tener en cuenta que es necesario beber agua aunque no tengamos sed, ya que ésta es un síntoma de que nuestro cuerpo no está correctamente hidratado. El cerebro nos avisa de que necesitamos reponer líquidos transmitiéndonos esa sensación a la que denominamos sed. Por eso, lo ideal es beber agua durante todo el día para evitar experimentar esa sensación. Pero, ¿cómo podemos lograrlo?

Trucos para beber 2 litros de agua al día

Incluye una botella de agua en tu bolso

Para beber más, no hay nada mejor que tener siempre una botella a mano. Igual que guardamos en él las llaves, la cartera o el móvil, también podemos echar dentro una botella de agua mineral Font Vella, así nos acordaremos de beber siempre que salgamos a la calle y abramos el bolso. Es una medida muy práctica, especialmente durante los meses de verano en los que necesitamos combatir el calor.

Acuérdate siempre de beber agua en el trabajo

Se trata de un lugar en el que necesitamos la máxima concentración para rendir bien y afrontar la jornada lo mejor posible. Mantenernos hidratados durante las horas de trabajo nos ayudará a conseguirlo. Para ello intenta hacerte con una botella grande de agua que puedas rellenar y dejar en tu escritorio. De esta manera la tendrás siempre a la vista y te acordarás de bebértela poco a poco. 

Toma infusiones y zumos en el desayuno

Además de tu taza de café habitual puedes prepararte también un té o un zumo de frutas. El primero se elabora con agua y el segundo ya la incluye de manera natural en su composición.

Márcate tus propias metas

Si aun así es imposible que consigas beber dos litros de agua al día, tómatelo como un reto personal. Hazte con una botella grande de cristal y con un rotulador marca las medidas, así podrás saber con exactitud cuánta cantidad de agua has tomado al día. Intenta completar como mínimo una botella entera, ¡ese será tu nuevo objetivo!

Introduce frutas y verduras en tu alimentación

Para consumir agua no siempre tenemos que beber: el agua también se encuentra en los alimentos, especialmente en las frutas y verduras. La sandía, el melón, el pepino, el calabacín o la calabaza son algunos de los alimentos que más agua contienen en su composición. Procura introducirlos en tu menú semanal para obtener el agua que necesitas.

Establece rutinas

Hay ciertos hábitos que nos pueden ayudar a beber más agua, uno de ellos es beberse un vaso antes de cada comida. Si convertimos esta práctica en algo habitual nos aseguraremos de beber siempre como mínimo cinco vasos al día, uno por cada comida que realicemos.

Prepara refrescos caseros que incluyan agua

Para romper un poco con la monotonía podemos preparar limonada, por ejemplo. Es una bebida fresquita y deliciosa que hace que el momento de hidratarnos se convierta en algo apetecible.  Disuelve en un litro de agua unos 100 gramos de azúcar, añádele el zumo de cuatro limones, unas hojas de hierbabuena ¡y listo!

Todos estos trucos son muy sencillos y pueden ayudarnos a conseguir beber los 2 litros de agua diarios que necesitamos.  ¿Qué te han parecido? ¿Se te ocurren otras maneras de conseguirlo? ¡Cuéntanoslas!

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.