{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

El agua es el componente más predominante en el cuerpo, pues ocupa aproximadamente el 60% del peso en los hombres y el 50% del peso en las mujeres. Es sorprendente que necesitemos tanta agua, ¿verdad? La razón es que el agua desempeña funciones esenciales para organismo: contribuye a la regulación normal de la temperatura corporal y a mantener las funciones físicas y cognitivas normales.

Por todo ello, los expertos en alimentación saludable insisten en la importancia de mantener una buena hidratación. Cada día el cuerpo pierde agua a través de la orina, transpiración, respiración y heces, y se deberían compensar estas pérdidas con un consumo de unos 8 vasos de agua (2 litros) al día a partir de la ingesta de líquidos, además de consumir alimentos ricos en agua. Esta recomendación es para la población adulta sana en general, pero las necesidades de agua varían según la edad, sexo, ejercicio físico, temperatura del cuerpo y del ambiente…

Trucos para beber más agua

Hay quién le cuesta beber agua porque apenas percibe la sensación de sed. Si este es tu caso, hoy te cuento varias formas de hidratarte, con truquillos que te encantarán:

  • A través de los líquidos: agua mineral, infusiones, zumos naturales… No esperes a tener sed para tomártelos, porque aparece la sensación de sed cuando el cuerpo ya se está deshidratando.
  • Realiza una alimentación rica en frutas y verduras, y con alimentos ricos en agua
    • Caldos, sopas y purés de verduras o de frutas. En verano el gazpacho es ideal porque se toma bien frío y ayuda a combatir el calor, y contiene mucho tomate que es rico en agua.
    • Frutas: en estos meses se encuentran las frutas más ricas en agua, la sandía y el melón.
    • Verduras: lechuga, pepino, canónigos, calabacín…
    • Gelatina: casi su totalidad es agua. Permite combinarla con otros alimentos para dar volumen o consistencia a una preparación. También aporta proteínas, y nada de grasas y azúcares. Aquí tienes una receta de gelatinas de frutas con algas.
    • Condimentos: vinagre (de manzana o vino), néctar y mermelada.
  • Se recomienda fraccionar la ingesta de agua durante el día, logrando un consumo bien repartido. La clave es una buena planificación. Puedes tener botellas de agua ya preparadas y llevártelas allí donde estés, o programarte horarios para beber agua: al levantarte, con la comida…
  • Fíjate si en el etiquetado de las botellas de agua se indica que es de mineralización débil, es decir, con bajo contenido en sodio, nitritos y sulfatos.
  • Quizá también te pueden gustar aguas con sabor.

Al fin y al cabo, beber agua sólo requiere acordarte de coger la botella y “glup”.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.