{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

El agua es muy importante para el desarrollo físico y cognitivo de los más pequeños. Les ayuda a mantenerse hidratados, contribuye al correcto funcionamiento de sus funciones físicas y cognitivas y regula su temperatura corporal. Sirve para eliminar toxinas, para disminuir el calor en el cuerpo mediante el sudor y forma parte de las secreciones que nos ayudan a hacer la digestión. Por estos y muchos más beneficios, te damos algunos consejos para conseguir que tus hijos beban el agua que necesitan al día.

Trucos sencillos para conseguir que los niños beban más agua

Ofréceles agua con frecuencia

Especialmente si vais a salir de casa, ya sea en el parque, en el centro comercial o durante un largo viaje en coche. Puede que a los peques se les olvide beber agua o no sean del todo conscientes de que tienen sed, en cualquier caso, lo más probable es que cuando se la ofrezcas de repente le surjan las ganas de la nada y beban unos sorbos. Para ello, lleva siempre una botella de agua fresca contigo.

Preséntasela de manera que a ellos  les guste

Te recomendamos que en vez de ofrecerles el agua en una simple botella de plástico, lo hagas en un recipiente como una cantimplora o una tacita de plástico llamativa o que contenga a sus personajes animados preferidos. ¡Es un gran incentivo para los peques!

¡Zumo de frutas para merendar!

El agua también se encuentra en los alimentos, especialmente en las frutas. La naranja, la piña, la sandía, el melón o las fresas son algunas de las frutas que más agua contienen. Por eso nosotros preferimos que en lugar de adquirir el zumo ya fabricado en el supermercado, prepararlo a los peques uno misma. No hay nada mejor que un zumo natural para merendar: solo les mantendrá hidratados.. Otros platos con los que también conseguirán tomar agua son las cremas, los purés, las papillas, las verduras o los batidos.

Incluye una pajita en el vaso

Este es un pequeño truco orientado a los más pequeños, a quienes probablemente les cueste beber por sí solos de un vaso. Para hacérselo más fácil y atractivo, podemos enseñarles a beber agua con una pajita. Deja que elijan el color y presentárselo como algo divertido.

Acostúmbrales a que coman con agua

La comida y la cena se pueden convertir en dos momentos clave para fomentar la ingesta de agua de tus hijos. Si nos aseguramos de que se beban unos dos vasos en cada una de ellas, cumpliremos parte de sus necesidades diarias. Intenta que los niños coman con agua en lugar de zumos o refrescos, así conseguirás crearles una rutina saludable.

Bebe agua delante de ellos

Los niños pequeños aprenden imitando a las figuras que tienen como referente en casa, como sus padres o hermanos mayores. Si procuras beber agua delante de ellos puedes ayudarles a que ellos hagan lo mismo.

Conviértelo en un juego

Haz que beber agua se convierta en una sana competición. Ofréceles a tus hijos una botella de agua en la que hayas hecho con un rotulador permanente diferentes marcas para medir la cantidad. Dale una a cada uno de tus hijos y diles que quien consiga vaciar la botella a lo largo del día, ¡gana! De esta manera puede resultarles más ameno y serán conscientes ellos mismos de las cantidades de agua que toman.

Recuerda que la EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) recomienda que los bebés de 2 a 3 años consuman unos 5 vasos y medio de agua al día. Para los peques de 4 a 8 años, 6 vasos y medio. Para los niños de 9 a 13 años, unos 8 vasos y medio, y a partir de los 14, al menos dos litros de agua al día. Teniendo esto en cuenta, manteniendo una alimentación rica en frutas y verduras y llevando a cabo estos pequeños trucos, conseguirás que tus hijos beban más agua.

*El agua contribuye a mantener las funciones físicas y cognitivas normales y contribuye a la regulación normal de la temperatura corporal, con una ingesta diaria de al menos 2,0L de agua al día, procedente de cualquier fuente.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder