{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Puede que, leyendo o hablando acerca de las características del agua hayas oído alguna vez hablar de esta característica y que, sin embargo, no tengas muy claro a qué nos referimos cuando hablamos de la dureza del agua. A simple vista no se puede apreciar, pero sí en su composición, pues la dureza va relacionada con la concentración de minerales que cada tipo de agua contiene. ¿Existe una clasificación? ¿Cómo podemos medir la dureza del agua y averiguar la cantidad de minerales que la forman? ¡Te despejamos todas las dudas!

¿Qué es la dureza del agua?

Cuando hablamos de la dureza del agua nos referimos a la alta concentración de minerales que contiene, en referencia a la suma de sales de magnesio y calcio, particularmente. Esta cantidad se expresa en medidas equivalentes de carbonato de calcio (CaCo3) y tiene una estrecha relación con la calidad del agua, pues su dureza puede repercutir negativamente en nuestros electrodomésticos debido a los depósitos de cal que se pueden formar.

¿Cómo se puede medir la dureza del agua?

El agua se puede clasificar en diferentes tipos dependiendo de la concentración de sales de magnesio y calcio que contiene:

  • Aguas blandas
  • Aguas medias
  • Aguas duras
  • Aguas muy duras

Aguas blandas

Son aquellas cuya concentración es inferior a los 50 mg/l de carbonato cálcico.

Aguas medias

Son aquellas cuya concentración varía entre los 60-100 mg/l de carbonato cálcico.

Aguas duras

Son aquellas cuya concentración varía entre los 100-200 mg/l de carbonato cálcico.

Aguas muy duras

Aquellas cuya concentración supera los 200 mg/l de carbonato cálcico.

*Datos de la Fundación Aquae

Para averiguar estas cantidades podemos utilizar un test de medición, disponible en tiendas específicas. Se trata de un test con un medidor y diferentes reactores químicos que nos ayudarán a medir la dureza.

Primero debemos recoger la cantidad indicada del agua que queremos medir en el medidor. Después añadimos las gotas de los reactores que vienen en el kit por orden. Las gotas del último envase serán las que determinen su dureza: debemos añadir gotas hasta que el agua recogida se vuelva azul. Cada gota se traduce en un nivel de dureza, por lo que si tenemos en cuenta la clasificación anterior podemos averiguar el valor sin problemas.

¿Cómo es la dureza del agua en España?

La dureza del agua varía dependiendo de la región del país: el agua de las ciudades costeras y las islas es más dura que las demás, debido a su proximidad al mar. Mientras que las provincias interiores poseen un tipo de agua más blanda.

Así, podemos observar que regiones como Alicante, Barcelona, Palma de Mallorca o Murcia poseen un agua muy dura. Pero en comunidades como Madrid, Extremadura o Castilla y León, por el contrario, el agua es blanda.

¿Cómo afecta la dureza del agua a nuestro día a día?

El agua dura influye sobre todo en el uso de electrodomésticos como la lavadora, pues si la dureza es alta, se generan sales insolubles que producen más espuma de lo habitual, lo que hace necesario utilizar mayor cantidad de detergente al lavar las prendas.

La dureza del agua y la alimentación

Lo ideal es que los valores de dureza del agua estén compensados. A la hora de cocinar para los niños, consideramos que lo mejor es hacerlo con un agua equilibrada, especialmente si se trata de bebés.

Podemos emplear Font Vella para preparar biberones o para elaborar dietas pobres en sodio. Su mineralización es débil y tiene un 0% de impurezas, por lo que no es necesaria hervirla previamente antes de preparar el biberón.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.