{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Nos encanta el verano, pero por desgracia no dura para siempre. Después de disfrutar de tres meses de calor, playa, piscina, tardes libres y noches de terrazas tomando algo con los amigos, llegó el momento de decir adiós, ¡hasta el año que viene! Pero no hay que ponerse nostálgicos: en realidad, lo que más nos gusta del verano es su espíritu y la manera que tenemos de disfrutarlo. Así que, el hecho de que ahora se aproximen días más fríos no tiene por qué ser un impedimento para seguir disfrutando de los planes que hacíamos antes. ¡Apunta estos consejos para que no decaiga tu espíritu veraniego!

Consejos para mantener el espíritu veraniego todo el año

¡Apunta estos consejos para que no decaiga tu espíritu veraniego!

Siéntate a tomar algo en las terrazas

¿Quién dijo que solo se podía disfrutar de la terraza de los bares y restaurantes en verano? Muchos establecimientos montan su terraza durante todo el año y lo hacen repartiendo entre sus mesas unas estufas especiales que nos proporcionan el calor necesario para olvidarnos de las bajas temperaturas. Por lo tanto, ¡no hay excusa! No importa la época del año en la que nos encontremos, aun así podemos seguir disfrutando de las cenas al aire libre ¡Apunta estos consejos para que no decaiga tu espíritu veraniego!

¡Fiesta ibicenca!

Si existe una fiesta típica del verano, esa es la de temática ibicenca. Vestidos blancos, cócteles, comida ligera, música chill out… Puede que haga frío para celebrarla al aire libre, ¿pero qué te parece hacerlo en casa? Prepara todos los ingredientes de tu fiesta ibicenca y saborea de nuevo el espíritu veraniego en la mejor compañía.

Escapadas de fin de semana

Para romper un poco con la rutina y hacer algo diferente, planifica una escapada de fin de semana. Ya sea en familia, en pareja o con amigos, lo importante es cambiar de aires y conocer nuevos destinos. Playa, montaña, turismo rural… ¡Es hora de recuperar tu lado aventurero con unas mini vacaciones!

Organiza una acampada

Es un plan al aire libre que no tiene por qué pertenecer solo al verano. Reserva un día libre, prepara la tienda de campaña, los sacos de dormir, el picnic y las linternas, y disfruta de una noche inolvidable con tus amigos.

Un poco de natación para no enterrar el bikini en el armario

Podemos disfrutar de la piscina todos los días del año: si no es al aire libre, siempre nos quedará la climatizada. Reserva al menos un día por semana para sacar a lucir tu bikini o bañador y practicar un poco de natación. No solo fomentará tu espíritu veraniego, también es una buena oportunidad para practicar deporte, sentirnos más activos y ponernos en forma.

Sal a mirar las estrellas

Contemplar el cielo nocturno es uno de los grandes placeres gratuitos que podemos hacer no solo durante el verano, sino a lo largo del año. Dirígete a algún punto alejado de tu ciudad fuera del alcance de luces artificiales y contaminación, y simplemente alza la vista al cielo para disfrutar del espectáculo.

Celebra un picnic en la terraza

Si dispones de terraza o jardín en casa, puedes realizar un plan totalmente veraniego: ¡un picnic! Preparad comida y aperitivos fríos: sándwiches, aceitunas, canapés, sushi, ensalada, una tabla de quesos… Y disfrutad de todos estos manjares sentados en la mesa de la terraza. Cuando terminéis, podéis tomar como postre un helado y entreteneros después con cartas o juegos de mesa. ¿Acaso hay algo más veraniego que eso?

Recuerda que mantener el espíritu veraniego no depende solo de una estación del año, ¡si no también de ti! 

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.