{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Todos conocemos la formulación del agua, H2O, que hace referencia a los elementos que la forman: dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno. Pero más allá de esta idea general, también debemos saber que el agua que consumimos puede presentar diferentes minerales. Hoy analizamos el sodio, un mineral presente en el agua, sobre el que probablemente te surjan algunas dudas. No te preocupes, ¡aquí estamos para resolverlas!

Los minerales en el agua

¿Qué es el sodio?

El sodio es un mineral que nuestro cuerpo utiliza como electrolito.. Se trata de un mineral que también forma parte de nuestros huesos.

¿De dónde procede el sodio?

El sodio procede principalmente de dos fuentes: el agua y los alimentos. La fuente más popular que todos conocemos es la sal común, tanto la que utilizamos en la mesa como la que forma parte de la composición de algunos alimentos concretos de manera natural: la leche y sus derivados (quesos, yogures, requesón), la carne, el marisco (pulpo, langostinos), el pescado (sardinas, merluza, anchoas) o ciertas verduras (apio, acelgas) son algunos de ellos.

Además de los alimentos, el sodio también se encuentra presente en el agua, tanto en la mineral como en la del grifo. Por tanto, este mineral pasará a nuestro organismo a través de la alimentación.

Todos debemos llevar un control sobre nuestros niveles, pero especialmente aquellas personas que practiquen ejercicio con frecuencia, pues la sudoración provoca la pérdida de minerales (el sodio entre ellos), que luego se deben recuperar. De ahí la importancia de mantenernos hidratados antes, durante y después del ejercicio.

¿Qué tipos de sodio existen?

En cuanto a los diferentes compuestos de sodio que existen, químicamente hablando, nos encontramos con varios: el carbonato de sodio (utilizado para fabricar jabones o tintes), el bicarbonato sódico (el que podemos adquirir en los supermercados), el hidróxido de sodio (o soda cáustica, empleada en productos de limpieza)… Pero el que a nosotros nos interesa solo es uno: el cloruro de sodio (NaCI), más conocido como sal común, que es a través de la cual nuestro cuerpo obtiene este mineral.

Los minerales en el agua

Los minerales cumplen una función esencial en nuestro cuerpo: ayudar al correcto funcionamiento de los músculos, huesos y órganos vitales. Dependiendo del tipo de agua, ésta contendrá un tipo de mineral u otro en mayor o menor medida. Los minerales más comunes que podemos encontrar en el agua son el sodio, el calcio, el flúor, el magnesio, el hierro o el potasio.

La mayoría de aguas minerales naturales de España tienen una cantidad de sodio no significativa (de un 20mg/l). Por eso, pueden ser consumidas por las personas que siguen dietas bajas en sodio. Para entenderlo mejor, beber dos litros de agua mineral natural equivale a 40mg, un 2% de la ingesta diaria máxima recomendada dentro de una dieta equilibrada.

¿Y que sería lo ideal a la hora de escoger un tipo de agua? Básicamente, decantarnos por aquella que sean equilibrada, que ofrezca la cantidad recomendada de minerales y que, sobre todo, esté libre de impurezas.

El agua mineral Font Vella cumple con todos estos requisitos: contiene las concentraciones recomendadas de sodio (menos de 25mg/L), calcio (de 25 a 100 mg/L) y flúor (menos de 0,3 mg/L). Es un agua equilibrada, libre de impurezas, con mineralización débil e indicada especialmente para la preparación de alimentos infantiles y las dietas pobres en sodio. Font Vella colabora con la Asociación Española de Pediatría.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.