{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

¿Sabes cuál es la diferencia entre crema y puré? De hecho son parecidos, y en algunos casos se utilizan ambas palabras indistintamente. Pero, en realidad, la crema se enriquece con algún lácteo (yogur, leche, queso, crema de leche o nata líquida) y tiene una consistencia más fina y sedosa; mientras que el puré es más consistente, más sólido.

Las cremas se pueden preparar de lo que más te guste: legumbres, frutos secos, marisco, frutas, carne, setas y, por supuesto, cremas de verduras, de las que te voy a hablar.

Trucos para preparar la crema de verduras

Preparar la crema de verduras no tiene mucho misterio: tienes que seleccionar verdura de temporada yque esté bien madura, ya que, cuando las verduras están en su punto de madurez óptimo es cuando presentan más dulzor.

Corta las verduras a trozos similares entre sí y, a continuación, cuécelas. Antes de hervirlas, hay quien las sofríe o las pocha un poco en una olla o sartén. Esto hará que las verduras cojan más sabor y un color diferente pero, como todo, va a gustos. Hecho o no esto, tendrás que poner a hervirlas con agua hasta cubrir (más o menos cantidad de líquido según si quieres que la crema quede más o menos espesa). Otra opción es no hervirlas directamente con agua, sino utilizar otros líquidos como caldo de pollo o de verduras, también con el mismo objetivo de antes, para que tengan otro sabor. Cuando hierva, tendrás de reducir un poco el fuego y dejarlo cocer todo unos minutos. El tiempo de cocción dependerá de cada verdura y del tamaño en que hayas cortado los trozos, pero lo importante es dejarlo cocer hasta que queden blandas (ve pinchándolas con un cuchillo, ¡lo notarás enseguida!).

Añade un toque de leche

Casi al final de la cocción es cuando deberías añadir el lácteo, al que antes me refería. Si en vez de crema de leche o nata líquida quieres que la crema resulte más ligera, puedes optar por yogur, leche evaporada, queso fresco o quesitos light. La crema quedará igualmente rica de sabor, pero más ligera y suave. El resultado: una textura irresistible. 

Hecho todo esto, apaga el fuego, deja enfriar un poquito y pásalo por la batidora hasta que te quede una textura cremosa. Otro truco que debes tener en cuenta (¡y fundamental para que el resultado sea el que querías!) es que, ante la duda, añadas menos líquido, ya que, cuando batas, siempre vas a estar a tiempo de ponerle más, pero no de quitarle si ya está mezclado. Por eso, si ves que la textura que te queda es muy espesa, la puedes hacer un poco más líquida añadiendo más agua o caldo del que antes hayas utilizado. Si has puesto demasiada agua, es importante que te des cuenta de ello antes de batirlo. De este modo, después de la ebullición, y antes de triturar, también puedes sacar un poco de líquido y, si te hace falta, ir añadiendo más poco a poco, hasta conseguir la textura deseada.

Pruébala y rectifica, si es necesario, de sal o de aceite. Esto también es mejor hacerlo al final ¡para no pasarnos!

¡Ah, y no te olvides del toque final!: la decoración de la crema de verduras antes de servirla. Puedes adornarla con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, un chorrito de nata, unas hojas de albahaca, perejil, romero o la hierba aromática que más te guste, unos picatostes, unas virutas de jamón, unos taquitos de queso, un huevo duro rallado o, por qué no, reservarte un trozo de la verdura utilizada, pasarla por la sartén y utilizarla para presentar la crema bien decorada.

Otro aspecto positivo es que las cremas de verduras gustan a toda la familia, especialmente a los más pequeños de la casa, por sus colores llamativos y su cremosidad. Para lograr una textura más fina para ellos, puedes pasar la crema por un colador.

Las cremas de verduras no te fallarán cuando te apetezca un primer plato fácil y nutritivo.

Para que se haga la boca agua, te propongo algunas recetas

Diferentes tipos de crema de verduras

Recetas de cremas fáciles

En este enlace podrás ver, entre muchas otras recetas, cómo elaborar una crema de zanahoria, de calabaza o de remolacha. ¡Incluso la puedes hacer de col!

Mezcla de verduras: aunque las ideas anteriores también son una buena opción, las cremas de verduras que mezclan distintos tipos quedan ¡buenísimas! Por ejemplo, de calabacín con cebolla o de calabaza con zanahoria. ¡Arriésgate a ir probando nuevas combinaciones!

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.