{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Para aprovechar las veladas del verano, los largos días de luz y el buen tiempo las barbacoas son una opción estupenda. Como se hacen al aire libre, evitamos tener que ensuciar la cocina y los olores dentro de la casa. Pero aunque cocinar a la parrilla es sencillo, conseguir el punto adecuado puede costarnos un poco más.

Hacer una barbacoa requiere mucho tiempo, porque al menos necesitaremos una hora para que el carbón, es mejor que la leña, adquiera la temperatura adecuada para cocinar sin que la comida quede carbonizada. Tendremos que esperar a que el carbón adquiera tonos blanquecinos para poder empezar a añadir alimentos a la parrilla.

Chorizo, morcilla, chuletas, patatas, tomates…, son los alimentos típicos que solemos utilizar, y lo bueno es que cada comensal puede elegir el punto de cocción de lo que vaya a comer. Debemos tener en cuenta que no hay que pinchar nunca los alimentos, para evitar que suelten grasa que haga que el carbón prenda. No debemos dejar nunca que el fuego llegue a los alimentos.

En realidad, a la barbacoa hay muchos alimentos que resultan deliciosos. Y más aún si a las carnes les añadimos un buen aliño a base de ajo, aceite, sal y hierbas aromáticas como el tomillo y el romero. Nosotros os proponemos que probéis a introducir entre los trozos de carbón una berenjena lavada, con varios cortes en la piel y envuelta en papel de aluminio. Quedará jugosa, blandita y con todo su sabor. Y dejarás a tus invitados sorprendidos gratamente.

Un buen truco para encender

Para no tener que recurrir a pastillas inflamables o de encendido, la mejor manera de encender la barbacoa es aprovechar la propia bolsa de cartón con la que se vende el carbón. Tendremos que poner la mitad del carbón en la base de la barbacoa y encima, con un par de centímetros de separación, la rejilla con el resto del carbón, distribuyendo los trozos de cartón en ambas partes. De esta forma crearemos una corriente que facilitará el encendido y la formación de brasas. Cuando el carbón haya prendido por completo, quitaremos la rejilla y juntaremos todas las brasas.

 Luego, si la barbacoa no es fija y podemos moverla, debemos buscar un sitio en donde haya algo de corriente de aire, para que prenda mejor. En caso de que tengamos un día expléndido sin nada de viento también podemos recurrir a un abanico con el que conseguir avivar las llamas.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.