{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Quitar la piel del tomate puede ser una tarea ardua y en muchos casos puede suponer que nos quedemos con poco tomate si no somos muy diestros cortando la piel. Por eso lo mejor es escaldarlos en agua hirviendo unos segundos. Verás como la piel sale sola.

Y recuerda que crudo, cocido o en salsa, el tomate mantiene todas las propiedades.

¿Cómo se prepara?