{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

El garbanzo es la legumbre más importante en nuestro país, ya que es el ingrediente imprescindible de muchos cocidos y ollas. Se dividen en dos grupos: kasubi, originarios de Europa y América del Norte, que son los que se consumen en España (castellanos, pedrosillano, blanco lechoso, venoso andaluz), y desi, que proviene de la India y Oriente Medio. Su contenido en lípidos es mayor que el del resto de las legumbres y aportan gran cantidad de fibra. Se deben hidratar 12 horas en 4 litros de agua caliente (60 grados) con 20 gramos de sal por cada kilogramo de garbanzos. La cocción ha iniciarse a 60 grados y el volumen del líquido tiene que ser cuatro veces el de los garbanzos.

También puedes tomar los garbanzos en puré con tomate y aceite de oliva, una especie de hummus (la crema de garbanzos típica de Oriente Medio), que ayudará a que los niños a llevar una alimentación rica en fibra. Además, es un plato muy socorrido que tendrás listo en 10 minutos.

Qué necesitas: 300 gramos de garbanzos cocidos (si son sobrantes del cocido, mejor), 100 ml de caldo de cocido, 5 tomates rojos muy maduros, ½ diente de ajo, una pizca de comino molido, orégano, aceite de oliva virgen, sal.

Preparación: Tritura los garbanzos en la túrmix. Añade el caldo que sea necesario y un poquito de aceite de oliva para que se emulsione todo bien. Tiene que quedar una pasta espesa, no líquida, y con cierta textura. Aliña con comino molido. Ralla la pulpa de los tomates con un rallador manual. Añade un poquito de ajo rallado, comino, orégano, sal y aceite de oliva virgen y mezcla bien.

¿Cómo se prepara?