{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

TEMAS

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS

¡Hola a tod@s! Ya ha llegado el buen tiempo, ¡por fin! Y con ello la alegría, las terracitas, la playa, la música pachanguera… ¿Qué os parecería alegrarvuestros platos también? Bienvenidos al mundo de las guarniciones.  Con ellas se pueden trasformar platos aburridos y sosos en platos coloridos y apetitosos. ¿Os atrevéis?

Empecemos por el color; un plato con alimentos de diferentes colores hace el plato mucho más atractivo, ¿verdad? Además, ¿sabíais que cuanto más color tiene el plato (sobre todo a nivel de vegetales) mayor cantidad de vitaminas, minerales y otros antioxidantes nos estará aportando? Así es, muchas substancias antioxidantes son pigmentos que dan color a las frutas, verduras y hortalizas.

Por otro lado, la variedad hace el gusto. Yo soy fan de mezclar diferentes grupos de alimentos en el mismo plato. Imaginaros una pechuga de pollo sola en un plato y ahora, la misma pechuga  con un montoncito de arroz salvaje y unas verduritas salteadas. Mejora, ¿verdad? Además, al complementar tus platos con guarniciones los haces más completos y  estarás, por tanto,  mejorando el aporte de nutrientes del mismo.

Algunas guarniciones nutritivas, sanas y ligeras

  • Salteado de verduras: hay multitud de verduras para variar; podemos utilizar judías, pimientos de distintos colores, berenjenas, cebolla, calabacín o ¡hasta col o espinacas! Lo que queráis. ¿A que tiene buena pinta?
  • Arroz con verduras: como veis, esta receta tiene pollo, arroz y verduritas, pero todo mezclado,  que es mucho más atractivo que un filete de pollo, arroz blanco, y verduras solas ¿no?
  • Ensalada: un poquito de lechuga, tomate, cebolla y zanahoria, con un buen aliño, y tenemos una guarnición perfecta, y además, ¡llena de vitaminas y minerales!
  • Patatas asadas: en lugar de recurrir siempre a las patatas fritas, podemos hacer una deliciosa patata asada con un poquito de sal y pimienta, o… ¿qué os parece un pescado a la papillote con verduritas y una patata asada?
  • Escalibada: un poquito de pimiento rojo, berenjena y cebollita… y ya tenemos una guarnición genial para el plato.
  • Espinacas con garbanzos: en este plato se le puede añadir un poco de bacalao o un huevo duro, y… ¡buenísimo!

Bueno, ahora sólo tenéis que ponerlo en práctica, y ya veréis que los platos se convierten en algo mucho más apetitoso, y seguro que algunos ingredientes que no os gustan demasiado, mezclados con otros, os gustan mucho más.

¿Qué guarniciones hacéis vosotros? :)

¿Cómo se prepara?