{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Se conoce con el nombre de alioli (del catalán all i oli: ajo y aceite) a esta deliciosa salsa que acompaña carnes asadas, arroces, algunos pescados y mariscos. Sus ingredientes son mínimos: ajo y aceite –como su nombre indica-, una pizca de sal y, si acaso, unas gotas de limón, pero su elaboración require auténtica destreza culinaria.

El alioli, ajoaceite o ajiaceite en otras localidades como Murcia, Albacete, Granada o Castellón, se consume frío (los ingredientes deben estar a temperatura ambiente antes de la preparación), aunque también a veces se utiliza para elaborar gratinados en el horno.

La sala de alioli perfecta

Para hacer una salsa alioli perfecta se recomienda un mortero hondo, mejor de cerámica, y una mano de mortero de madera de boj.

Hay quien añade a la preparación una o dos yemas de huevo, pero en ese caso se trataría de una salsa mayonesa con ajo. La salsa alioli auténtica ha de tener color amarillento y no blanquecino como el de la mayonesa.

También, a veces, al inicio de su elaboración, se añade un chorrito de vinagre para que ligue mejor y no se corte. En otras ocasiones se le puede poner al final unas gotas de limón. La salsa alioli acompaña perfectamente a las butifarras catalanas, al arroz a banda valenciano, a los pescados fritos malagueños, al bacalao ab burrida balear y a las patatas asadas. Una versión catalana de esta salsa que tiene mucho éxito estriba en añadirle membrillo. En otros lugares la salsa alioli se ‘perfuma’ con aceitunas o anchoas picadas y también con alcaparras.

Paso a paso para hacer una salsa alioli perfecta

Ingredientes: 6 dientes de ajo, 250 ml de aceite de oliva, unas gotas de zumo de limón, un pellizco de sal.

  1. Pela los dientes de ajo y disponlos en un mortero. Májalos muy bien con un pellizco de sal.
  2. Añade el aceite de oliva en hilo, removiendo continuamente el conjunto, hasta obtener una salsa espesa y firme.
  3. Pon unas gotas de limón y, cuando la salsa esté bien ligada, termina agregando unas gotas de agua.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder