{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

TEMAS

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS

Se conoce con el nombre de alioli (del catalán all i oli: ajo y aceite) a esta deliciosa salsa que acompaña carnes asadas, arroces, algunos pescados y mariscos. Sus ingredientes son mínimos: ajo y aceite –como su nombre indica-, una pizca de sal y, si acaso, unas gotas de limón, pero su elaboración require auténtica destreza culinaria.

El alioli, ajoaceite o ajiaceite en otras localidades como Murcia, Albacete, Granada o Castellón, se consume frío (los ingredientes deben estar a temperatura ambiente antes de la preparación), aunque también a veces se utiliza para elaborar gratinados en el horno.

La sala de alioli perfecta

Para hacer una salsa alioli perfecta se recomienda un mortero hondo, mejor de cerámica, y una mano de mortero de madera de boj.

Hay quien añade a la preparación una o dos yemas de huevo, pero en ese caso se trataría de una salsa mayonesa con ajo. La salsa alioli auténtica ha de tener color amarillento y no blanquecino como el de la mayonesa.

También, a veces, al inicio de su elaboración, se añade un chorrito de vinagre para que ligue mejor y no se corte. En otras ocasiones se le puede poner al final unas gotas de limón. La salsa alioli acompaña perfectamente a las butifarras catalanas, al arroz a banda valenciano, a los pescados fritos malagueños, al bacalao ab burrida balear y a las patatas asadas. Una versión catalana de esta salsa que tiene mucho éxito estriba en añadirle membrillo. En otros lugares la salsa alioli se ‘perfuma’ con aceitunas o anchoas picadas y también con alcaparras.

Paso a paso para hacer una salsa alioli perfecta

Ingredientes: 6 dientes de ajo, 250 ml de aceite de oliva, unas gotas de zumo de limón, un pellizco de sal.

  1. Pela los dientes de ajo y disponlos en un mortero. Májalos muy bien con un pellizco de sal.
  2. Añade el aceite de oliva en hilo, removiendo continuamente el conjunto, hasta obtener una salsa espesa y firme.
  3. Pon unas gotas de limón y, cuando la salsa esté bien ligada, termina agregando unas gotas de agua.

¿Cómo se prepara?