{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Para desayunar empieza con un buen batido de frutas que te aportará la energía necesaria para comenzar bien el día. Tan fácil como añadir en una batidora un yogur natural y unas cuantas fresas. Puedes darle tu toque personal añadiendo algún fruto seco o un poco de canela.

Para la comida principal te proponemos:

Tabulé:

Lava y corta el tomate, la lechuga, el pimiento y la cebolla (aunque puedes elegir las verduras que más te gusten). Pon la misma cantidad de agua que de cuscús a hervir y cuando empiece la ebullición, retira del fuego y añade el cuscús. Una vez haya absorbido todo el agua, añade un poco de aceite de oliva para que los granos queden sueltos. Déjalo enfriar y añade todas las verduras. Alíñalo con aceite de oliva virgen, un chorrito de limón y una pizca de sal, pimienta y perejil.

Pollo con jengibre y sésamo:

Corta a cuadrados la pechuga de pollo y saltéala con un poco de aceite de oliva y sal. Añade el sésamo y el jengibre en polvo por encima. Cuando el pollo se haya dorado, retíralo del fuego y sírvelo.

Para merendar puedes prepárate un delicioso bocadillo de pan de cereales con unas hojas de espinacas, nueces, queso de cabra y un toque de miel. Acompáñalo de un zumo de naranja y limón. ¡Riquísimo!

La última comida del día debe ser más ligera por lo que te recomendamos:

Calabacines rellenos de verduras y gambas:

Lava los calabacines y hornéalos cortados por la mitad. Cuando se vuelvan blandos, retíralos del horno y vacíalos con una cuchara. Añade la parte interior de los calabacines a la sartén con la cebolla y el pimiento troceados. Saltéalo todo durante unos minutos y añade las colas de gambas peladas. Cuando se hayan dorado, retira la mezcla del fuego y rellena los calabacines. Puedes añadir un poco de queso rallado y acabar de gratinarlos en el horno.

Esperamos que te hayan gustado. ¡Disfruta de estas recetas para el día a día

¿Cómo se prepara?