{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Tengo algunas recetas que os van a encantar, y más a ellos que las podrán hacer ¡casi sin ayuda!:

  • Vamos a empezar con la primera receta: gelatina de naranja natural. Para elaborarla necesitamos: cuatro naranjas, gelatina de sabor neutro y un exprimidor. Primero, cogemos cuatro naranjas y las partimos por la mitad, después hacemos zumo con ellas. Ponemos a hervir agua con gelatina de sabor neutro siguiendo las instrucciones correspondientes, cuando esté listo, lo mezclamos con el zumo y rellenamos las medias naranjas una vez esté fría la mezcla. Después las metemos en la nevera durante 3 horas. Cuando la gelatina esté lista, cortamos los gajos en cuartos para que sean fáciles de comer. ¿No creéis que es una buena forma de que los niños se animen a comer fruta?
  • La segunda receta es hacer chuches caseras, es muy fácil de hacer, solo necesitamos: cubiteras de distintas formas (estrellas, peces, corazones) de silicona y gelatina en polvo neutra y de sabores. ¡La elaboración es muy sencilla! Ponemos una cazuela de agua a hervir, cuando el agua hierva echamos la gelatina neutra y seguidamente la gelatina de un sabor, añadimos una cucharadita de azúcar y removemos hasta que se haya disuelto. El siguiente paso es añadir el líquido en las cubiteras y dejarlo reposar en la nevera durante un par de horas, una vez esté solidificado se desmoldará, y ya estarán listas para comer. ¿Qué os parece? Podemos repetir la receta tantas veces como queramos combinando sabores, colores y formas para que sea más divertido.
  • Y por último introduciremos nuestro querido chocolate: piruletas de fruta con chocolate. Primero cogemos fresas, kiwi, naranja, plátano, etc., frutas que tengamos en la nevera ya un poco maduras y las pelamos y troceamos (¡pero no en trozos muy pequeños!). A continuación los pinchamos con palitos de madera de forma que queden como una piruleta. Después pondremos al baño maría chocolate de repostería para fundir e iremos removiendo poco a poco hasta que esté líquido. Una vez esté fundido el chocolate,cogemos la fruta y la bañamos en él. Cuando tengamos todas las frutas recubiertas de chocolates las dejamos enfriar en la nevera. Una vez frío y duro el chocolate, ¡estas piruletas estarán listas para comer!

¿Qué os han parecido estas tres recetas? Fáciles ¿verdad?, hay muchas maneras de entretener a nuestros hijos pero una de ellas es dejarles participar con las recetas, que disfruten manchándose, experimentando en la cocina, tocando alimentos y probándolos, es una de las mejores formas de despertar sus sentidos y una manera de aprendizaje muy buena. Y, además ¡a los peques les encanta!

¿Cómo se prepara?