{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

¿Ya sabéis cuáles son las frutas de temporada que encontramos ahora en primavera? Pues encontramos: albaricoque, cereza, melón, nectarina, níspero, melocotón, ciruela, sandía, naranja, frambuesa, grosella y fresa principalmente. Con todas estas frutas de temporada, y otras, podemos preparar unas deliciosas mermeladas. ¿Por dónde empezamos?

Cuando preparemos una mermelada o conserva casera aromatizaremos toda la casa con la deliciosa esencia de aquella fruta que escojamos para elaborarla. Al estar preparada en casa, esta mermelada no contiene aditivos ni pectina añadida, excepto la propia pectina de la fruta.

Debido a esto, la consistencia de una mermelada casera es más líquida, más fluida respecto a una mermelada industrial. Pero, a la vez, esta consistencia la hace muy útil y versátil. Es ideal para untarla en unas tostadas, que podemos incluir de vez en cuando en un desayuno o merienda infantil, para decorar galletas, helados, tartas, ¡o lo que queramos! Además, si las hacemos nosotros en casa las podemos adaptar al gusto de nuestra familia: con el sabor que más nos guste, incluso haciendo mezclas, más o menos dulce o ácida, con trozos de fruta o sin ellos, etc.

¿Qué ingredientes vamos a necesitar?

  • ½ Kg de fruta de temporada: es importante que la fruta esté en su punto de maduración, y desechar las partes estropeadas o demasiado maduras.
  • 1 taza y ½ de azúcar.
  • Opcionalmente: una cucharada de zumo de limón. Nos irá bien para compensar la baja acidez natural de frutas como, por ejemplo, fresas o melocotones. Además de compensar su sabor, el ácido del limón actúa como conservante.

Una vez ya preparados los ingredientes, la mermelada casera tiene una elaboración muy sencilla. Eso sí, necesita paciencia porque es cuestión de tiempo.

Existen diferentes métodos de preparación de mermelada casera, pero el más común es el siguiente:

Empezamos la elaboración troceando la fruta, previamente lavada, en trozos medianos y, sobre todo, uniformes entre sí. Una vez ya cortada la fruta, la ponemos en un cazo grande, con el zumo de limón, para cocer a fuego medio-bajo (se puede poner un poquitín de agua si es necesario). Lo mejor es ir removiendo de vez en cuando. Tener presente que, para que llegue a estar blanda, podemos necesitar más de media hora de tiempo, dependerá de la cantidad de fruta y de su tamaño. Justo en este punto, se le añade el azúcar, seguimos removiendo de vez en cuando, pero, en esta ocasión, necesitaremos que el fuego esté un poco más fuerte, hasta que se disuelva bien. Podemos optar por poner el fuego vivo, dejando cocer durante unos 20 minutos hasta que esté a punto, o bien a fuego medio unos 45 minutos.

La mermelada se guarda de inmediato, todavía caliente, en un tarro de vidrio, idealmente, para envasarla. Para evitarnos esterilizarla, os recomiendo que la guardéis en la nevera, para estar tranquilos. También podemos congelarla.

Su textura final veréis que es fluida, pero cuando se enfríe, cogerá espesor y ya no estará tan líquida. ¡A disfrutarla!

¡Ya veréis cómo los niños están pendientes de que terminemos para meter el dedo y chupar un poquito de mermelada! ¿Qué mejor que preparar a la vez un bizcocho con yogur y degustarlo todo en familia?

 

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.