{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Olvidarse de la vida sedentaria y comenzar a disfrutar de todas las posibilidades que ésta nos ofrece es mucho más sencillo de lo que parece. Para lograr cambiar una serie de hábitos que no nos benefician solo hay que proponérselo. Si estás dispuesto a cambiar tu estilo de vida, pero no sabes todavía cómo empezar, puedes proponerte cumplir estos 8 consejos que te damos para que lo consigas. Un primer paso hacia la vida saludable

Consejos para una vida saludable

1. Aumenta el consumo de alimentos que contengan fibra

Una buena salud digestiva es parte de una vida saludable y, para eso, contamos con un aliado  la fibra. Podemos encontrar fibra en alimentos como la fruta, las verduras y las semillas. La fibra de salvado de trigo ayuda el tránsito intestinal y por consiguiente ayuda a la salud digestiva. Por ejemplo, la fibra presente en semillas como el centeno, contribuye al correcto funcionamiento del intestino.

Existen dos tipos de fibra: la fibra soluble y la insoluble. La primera está presente en alimentos como la fruta, legumbres, verduras, y en ciertos cereales como la avena o la cebada. Este tipo de fibra, al entrar en contacto con el agua, aumenta su tamaño y por tanto su capacidad de circular por el intestino es mayor.

La fibra insoluble podemos encontrarla en los demás cereales y sus derivados como el pan o la pasta integral.

2. Hidrátate

Nuestro cuerpo está compuesto mayoritariamente por agua, por lo que hay que estar continuamente reponiendo estas reservas para estar correctamente hidratado lo ideal es beber dos litros de agua al día.

Consumir esta dosis de agua es beneficioso porque ayuda a mantener las funciones físicas y cognitivas normales .

3. Incluye Activia en tu menú semanal

Consumir leches fermentadas como Activia ayuda a tu salud digestiva. Para completar tu menú puedes tomarlo como postre tanto en comidas y cenas. Añádele unos frutos secos o fruta fresca para hacerlo aún más saludable. Recuerda también combinar la dieta con algo de ejercicio físico.

4. Haz cinco comidas al día: ¡no te saltes ninguna!

Una alimentación saludable es parte de una vida saludable. Organizar la dieta diaria en cinco tomas consiste en hacer tres comidas principales junto con dos snacks, uno a media mañana y otro a media tarde. Lo ideal es procurar hacer una de estas comidas cada tres horas aproximadamente, así evitaremos que el hambre aflore.

5. Practica ejercicio regularmente

Caminar durante 30 minutos al día hará que tengamos una vida más activa. También podemos cambiar pequeños gestos en nuestro día a día, como elegir las escaleras antes que el ascensor o ir caminando al trabajo, estos hábitos nos mantendrán alejados del sedentarismo.

Hacer deporte tiene muchos beneficios.

6. Duerme ocho horas diarias

Tener el cuerpo y la mente descansados hace que nuestro nivel de concentración aumente, además estaremos de mejor humor y el cansancio no interferirá en nuestra rutina. Se recomienda al menos dormir 8 horas diarias para rendir mejor durante la siguiente jornada.

7. ¡Aleja el estrés de tu vida!

El estrés se produce cuando una hormona llamada cortisol se descontrola. Con el estrés, el estado de ánimo también se ven afectados. Por esta razón, tener niveles altos de cortisol en nuestro organismo puede ser causa de estrés.

Para combatirlo hay una serie de trucos sencillos que puedes seguir. Escuchar música, por ejemplo, ayuda al cerebro a relajarse. Echarse una pequeña siesta también nos puede servir de ayuda, ya que el cerebro descansa.

8. Practica las técnicas Mindfulness

Disfrutar de cada momento es la base de esta nueva forma de vida. Si eres consciente en cada momento de lo que estás haciendo y no permites que pensamientos negativos te impidan estar al cien por cien en tus actividades, conseguirás ser más feliz y tener una vida más plena.

Las técnicas mindfulness también se extrapolan a la hora de comida. Algo tan sencillo como concentrarse en los alimentos que ingerimos, disfrutar de cada bocado y de todos los sabores, convertirá la comida en un momento de placer.

Así que ya sabes, tomarse la vida con calma, llevar una buena alimentación, ser más activo y beber mucha agua, son las claves para llevar una vida más saludable. Ahora que conoces todo esto, ¡no esperes a ponerlo en práctica! 

 Como siempre, si tienes cualquier duda, te recomendamos que le preguntes a tu profesional sanitario.

* Dentro de una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable, se recomienda consumo diario de Activia porque es una leche fermentada con fermentos vivos del yogur que ayudan a mejorar la digestibilidad de la lactosa del producto en individuos que tienen dificultades para digerir la lactosa y calcio que ayuda al normal funcionamiento de las enzimas digestivas.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.