{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Seguro que conocéis algunos de los mitos más típicos dentro de la alimentación en el deporte, pero os sorprendería la gran cantidad de teorías que van surgiendo, buscando siempre un mayor rendimiento, mayor musculación, velocidad, un cuerpo perfecto… Analicemos algunos.

En primer lugar encontramos los suplementos deportivos, ¿son realmente necesarios? La respuesta es no. ¿Por qué? En muchas ocasiones, sólo por el hecho de tomar un suplemento, descuidamos nuestra dieta, que tendría que ser equilibrada y con un buen aporte de todos los nutrientes necesarios para nuestra actividad. Es mucho mejor entrenar más si queremos mejorar nuestro rendimiento y sobre todo no dejar de lado algo tan importante y relevante como lo es una buena alimentación.

Actualmente existe un debate muy intenso respecto al consumo de proteínas. Sus defensores respaldan el hecho de que las proteínas tienen una función estructural y reparadora de nuestra musculatura, que es muy importante en la práctica deportiva. A pesar de esto, existen numerosos estudios que defienden que la falta de efectividad de los suplementos proteicos viene determinada por el hecho de que los atletas ya consumen la cantidad necesaria de éstas en sus dietas. Lo que debemos tener en cuenta es que un exceso de proteínas puede ser perjudicial para nuestra salud.

Desde hace algunos años, muchos han sido los que se han apuntado a la “moda” del running. Cuando acaba su jornada laboral, podemos contemplar decenas de personas corriendo por las calles y parques de nuestras ciudades, se trata de una forma económica y sencilla de ponerse en forma, pero ¿es realmente beneficioso para nuestro organismo? Según un estudio publicado recientemente, nuestro cuerpo tiene sus propios “horarios”, “relojes” programados para estar activos por la mañana y relajados a partir de la tarde. Es por esta razón que es preferible practicar deporte por la mañana que hacerlo por la tarde porque se ha visto que las personas que practican deporte por la noche retrasan su hora de sueño y no descansan del mismo modo que si lo practican por la mañana, dejando de lado que se trate de personas matutinas o vespertinas. Numerosos estudios sugieren que la alteración del ritmo habitual de dormir puede provocar aumento de peso y puede derivar en obesidad, afectando esta condición a adultos y niños. ¿Qué os parece, madrugamos mañana para salir a correr?

En resumen, lo más importante a la hora de practicar deporte es llevar una dieta sana, equilibrada, contando con la presencia de todos los grupos de alimentos en sus justas proporciones. Y sobretodo, recordar que los mejores resultados se obtienen del mejor entrenamiento.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.