{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

El buen tiempo siempre invita a practicar deporte al aire libre, pero tenemos que tener especial cuidado durante los meses de verano, ya que son los más calurosos del año. Las altas temperaturas y el desgaste físico pueden conllevar ciertos riesgos, como la deshidratación, por eso es importante tener en cuenta una serie de factores antes de realizar cualquier ejercicio durante el verano. ¡Aquí te damos algunos consejos para que el calor no te impida renunciar al deporte!

Consejos para hacer deporte en verano

Elige la hora adecuada

Debemos evitar las horas centrales del día puesto que son las más calurosas. Por lo que, de 12:00 de la mañana a 17:00 de la tarde es mejor que no nos expongamos al sol, ya que éste se encuentra en su punto más alto y por lo tanto quema más. Lo mejor es practicar ejercicio a primera hora de la mañana o a última de la tarde.

No te olvides del protector solar

Aunque no salgamos a hacer deporte durante las horas de más calor, siempre debemos proteger nuestra piel del sol. Recuerda que los rayos ultravioletas se filtran igualmente aunque esté el día nublado. Así que, siempre que salgas a hacer ejercicio durante el verano, utiliza protector solar tanto para el cuerpo como para el rostro, así evitarás cualquier quemadura.

Protege también los ojos y la cabeza

Además del protector solar es importante también tomar precauciones en ciertas partes del cuerpo especialmente sensibles. El cuero cabelludo es una de ellas, ¿no te has quemado alguna vez la raíz del pelo mientras tomabas el sol? No te olvides tampoco de utilizar unas gafas de sol adecuadas ni de hidratar tus labios con un cacao que contenga SPF.

Utiliza ropa cómoda y ligera

El atuendo que utilicemos para practicar ejercicio debe ser lo más cómodo posible. Utiliza camisetas y calzado transpirables que te permitan mantener la sudoración a raya. Los tejidos de fibras sintéticas, como el poliéster, el nylon o la lycra son algunos de los más recomendados, dependiendo del tipo de deporte que vayamos a practicar. Ten en cuenta que el algodón es uno de los materiales más suaves, cómodos y comunes que existen, pero también es poco transpirable y retiene la humedad, por lo que no es el más indicado para estos casos.

Descanso adecuado

Recuerda realizar descansos entre cada serie de ejercicios y tenerlos también en cuenta cuando practiques otros deportes, como el running. Ante cualquier señal de fatiga, mareo o calambres, siéntate a descansar, preferiblemente en la sombra, para evitar mayores consecuencias. Así podrás recuperar fuerzas y prevenir también posibles lesiones.

El agua es una gran aliada

Hidrátate continuamente

No solo es necesario beber agua cuando terminamos el ejercicio, también es importante hacerlo durante la práctica. El agua es necesaria tanto para mantenernos hidratados como para regular la temperatura corporal. Recuerda llevar una botella de agua contigo e ir bebiendo pequeños sorbos durante el ejercicio. 

Apúntate a los deportes acuáticos

Pueden ser la mejor opción para practicar ejercicio y mantener alejado el calor al mismo tiempo. Deportes como la natación, el waterpolo, el aquagym, o el surf son algunos de los más completos que podemos practicar al aire libre.

Cuida tu alimentación

Por supuesto, este consejo se debe tener en cuenta a lo largo de todo el año, pero si practicamos deporte en verano, es importante evitar especialmente las comidas copiosas antes y después del ejercicio. En su lugar es recomendable sustituirlas por alimentos ligeros, saludables y con alto contenido en agua, como las frutas y las verduras.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.