{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

No nos cabe ninguna duda de los beneficios que puede aportarnos el deporte: con él obtenemos una mayor resistencia, mejor flexibilidad y un mantenimiento del peso saludable. También nos ayuda a mantener a raya el estrés y a conciliar mejor el sueño por las noches. Pero si hay algo verdaderamente importante, es que el ejercicio físico nos ayuda a mejorar la salud cardiovascular, a escapar del sedentarismo y a combatir el colesterol alto Los ejercicios aeróbicos, según la Fundación Española del Corazón, son los más recomendados para disminuir las cifras de presión arterial, los niveles de colesterol alto y los de glucosa en sangre. ¡Aquí tienes algunos ejercicios aeróbicos que te ayudarán!

Ejercicios aeróbicos para combatir el colesterol alto

Los ejercicios aeróbicos se basan en el desarrollo de actividades de intensidad moderada pero de larga duración. Aquí tienes unos cuantos:

Andar

Un ejercicio aeróbico muy básico: 30 minutos al día pueden ser suficientes para no caer en el sedentarismo. Podemos hacerlo de manera repartida a lo largo del día, pero lo ideal es que destinemos una hora específica a la realización del ejercicio. Reserva media hora por la mañana o por la tarde para salir a andar, pero eso sí, no vale con darse simplemente un paseo. Lo mejor es andar a un ritmo constante y regulando la respiración.

Correr

¡No hay duda de que el running está de moda! Si andar se convierte en un ejercicio demasiado monótono, te recomendamos que salgas a correr, así aumentarás el ritmo, la resistencia y podrás fijarte nuevas metas. El tiempo aquí lo decides tú: si no estás acostumbrado a practicar ejercicio de manera habitual, te recomendamos que empieces corriendo unos 10 minutos al día y vayas incrementando el ritmo progresivamente. Recuerda hacerte con la indumentaria adecuada antes de correr: además de elegir tejidos transpirables, es muy importante hacernos con unas zapatillas que se adapten a nuestra pisada, que ejerzan sujeción y que sean ligeras.

Natación

No importa que haga frío, siempre podemos nadar en una piscina climatizada. La natación es uno de los ejercicios más completos que existen, ya que tanto si nadas como si no, estarás siempre en continuo movimiento para mantenerte a flote. Este deporte nos ayuda a mejorar la respiración, a aliviar dolores de espalda y además favorece la circulación de la sangre. Así que ya lo sabes: toalla, bañador, gorro de piscina, ¡y al agua!

Bailar

Bailar es una actividad divertida con la que haremos ejercicio físico sin apenas darnos cuenta. Existen infinidad de bailes por lo que podemos optar dependiendo de nuestro gusto personal: bailes de salón, bailes con steps, bailes folclóricos… Los más marchosos suelen ser los ritmos latinos, como la salsa, la bachata o merengue. Unas de las actividades que más de moda se ha puesto últimamente y que combina todos estos ritmos son las clases de zumba. ¿Te animas a probarlas?

Ciclismo

El ciclismo en general es un ejercicio dinámico especialmente indicado para ayudarnos a reducir el colesterol alto. Practicándolo con regularidad y a una intensidad adecuada, ejercitaremos piernas, caderas y glúteos. Además fortalece la musculatura de la espalda y evita la sobrecarga de las articulaciones. Se recomienda hacer un mínimo de 20 minutos diarios, aunque si lo que se pretende es bajar de peso, lo ideal es pedalear durante al menos una hora, pues el metabolismo de las grasas se produce a partir de los 50 minutos de entrenamiento. Podemos optar por el spinning para aquellos días en los que más frío haga, ya que trabajaremos igual y sin salir del gimnasio, ¡no hay excusas!

Recuerda que además del deporte, es importante seguir una alimentación equilibrada en la que incluyamos fruta, verduras, fibra y alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 y 6. Si tienes alguna dolencia o duda, consulta primero con tu médico de cabecera antes de practicar alguno de estos ejercicios.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.