{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

El año pasado comenzó a verse en las playas a jóvenes practicando slackline, un deporte de equilibrio sobre una cinta plana que normalmente se sujeta entre dos árboles, en este caso dos palmeras. Este año es más habitual encontrarnos a estos deportistas en las playas, junto a los paseos marítimos o sencillamente en espacios al aire libre donde no molesten y puedan anclar su cuerda, porque es una práctica deportiva que se encuentra en pleno auge.

En realidad tiene mucho que ver con el funambulismo, pero en lugar de utilizar alambre o cuerda, que son mucho menos flexibles, se utiliza una cinta plana, que suele ser de nylon y que tiene suspensión y balanceo.

Otra diferencia importante con el funambulismo o la cuerda floja es que lo importante es mantener el equilibrio, no la altura a la que hagas el ejercicio, así que la cinta no suele elevarse más de un 60 cm del suelo, distancia suficiente para poder practicarlo sin hacerse daño en la caída.

Es un deporte muy completo en el que se trabajan muchas partes del cuerpo, principalmente brazos, piernas, cintura, espalda y abdominales. Además, lo pueden practicar personas de todas las edades pero, eso sí, que tengan constancia ya que al principio resulta muy difícil andar sobre la cuerda.

¿Cómo se prepara?