{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

A todos los padres primerizos les suelen asaltar dudas sobre la preparación de los biberones. Es algo que vamos a tener que hacer a menudo, por eso es importante resolver cuestiones como qué cantidades lleva, qué agua es recomendable para prepararlos o qué pasos debemos seguir. ¿A que te has preguntado una de estas tres cosas alguna vez? Intentamos resolver todas vuestras dudas para que, a partir de ahora, seáis todos unos expertos en biberones.

Agua mineral para biberones

Si dudas entre agua mineral o agua del grifo a la hora de preparar el biberón, tenemos que ver las ventajas que ofrece el agua mineral natural.

Hay aguas minerales que están especialmente indicadas para la preparación de alimentos infantiles, como indica su etiqueta, como es el caso de Font Vella. Esta agua equilibrada contiene las concentraciones recomendadas de sodio (menos de 25mg/L), calcio (de 25 a 100 mg/L) y flúor (menos de 0,3 mg/L) que el bebé necesita, por eso nos puede ayudar a preparar los biberones. Además, no hace falta hervirla ya que con sus 300 controles diarios, es totalmente adecuada para la preparación de alimentos infantiles de un modo directo como comentamos más adelante.

Al tener una composición única, está indicada en dietas pobres en sodio. Esta agua mineral tiene 0 impurezas y es 100% segura. Font Vella colabora con la Asocicación Española de Pediatría. Además, procede de entornos protegidos frente a la contaminación. Es por ello que el agua mineral puede convertirse en la opción más saludable para la preparación de los biberones.

¿Debemos hervir el agua para los biberones?

En este caso la respuesta depende del tipo de agua que utilicemos para preparar el biberón. Si decidimos hacerlo con agua de grifo, entonces tendremos que hervirla previamente, pues puede contener sustancias no apropiadas para el bebé. Es necesario hervirla durante un minuto para que sea apta para la preparación del biberón. En el caso de utilizar agua procedente de jarras de filtro, también será necesario hervirla, pues los filtros domésticos no eliminan totalmente las sustancias del agua del grifo.

Recuerda que el agua no debe hervirse más de un minuto, puesto que se podría producir la concentración de sus minerales, algo no recomendable para el bebé. Una vez introducida el agua en el biberón, esta no debe estar a menos de 70ºC, así que no la dejes enfriar más de media hora después de hervirla.

De todas formas, podemos ahorrarnos todo este proceso si decidimos elegir agua mineral para los biberones. Como hemos comentado, está libre de impurezas, por lo que no es necesario hervirla previamente.

¿Qué pasos hay que seguir para preparar un biberón?

Como hemos visto, lo primero es elegir el agua y hervirla, si procede. A continuación introducimos el agua en el biberón y luego los cacitos de leche, nunca al revés. Los cacitos hay que echarlos haciendo las medidas rasas.

Una vez añadida la leche en polvo al agua debemos agitar bien para que se mezclen los ingredientes y se caliente por igual. Agitamos hasta que hayan desaparecido los grumos.

Es importante seguir correctamente las instrucciones y las cantidades recomendadas, puesto que si añadimos demasiada agua al biberón, estaremos restando el aporte del alimento al bebé. De lo contrario, si añadimos poca cantidad de agua o exceso de leche, podríamos causarle molestias digestivas. 

El agua contribuye a mantener las funciones físicas y cognitivas normales, con una ingesta diaria de al menos 2,0 L de agua al día, procedente de cualquier fuente.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.