{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

La llegada de un nuevo miembro a la familia supone toda una alegría, pero también viene acompañada de nuevos gastos en nuestro presupuesto que debemos destinar a los cuidados del bebé: cuna, pañales, leche, biberones, ropa…

Ahorrar en los gastos del bebé

Hay productos que no son precisamente baratos a pesar de resultar imprescindibles, especialmente en el caso de la ropa o los pañales, pero aun así no nos queda más opción que comprarlos. ¿Cómo podemos hacer para ahorrar en estos gastos? ¡Te damos algunos consejos!

¿Cómo ahorrar en pañales?

Esta es una cuestión complicada puesto que, como en el caso de la leche, se trata de un producto indispensable que nuestro bebé necesita diariamente. No nos engañemos: los pañales son caros y se gastan en seguida. Comprarlos en superficies de venta al por mayor también puede ayudar, así como solicitar muestras gratis a través de las promociones de algunas marcas. Los pañales de tela pueden suponer también cierto ahorro puesto que podemos lavarlos y reutilizarlos siempre que queramos.

Ropa y calzado

Parece mentira que una prenda tan pequeña sea tan cara. La ropa de bebé supone un importante gasto que apenas se amortiza puesto que los niños solo la usarán durante un breve periodo de tiempo: cada mes crecen, cambian y necesitan tallas nuevas. En este caso es imprescindible tener en cuenta los periodos de rebajas, ya que pueden ayudarnos a adquirir ropa más barata para el bebé. Algunas cadenas especializadas en bebés tienen outlets durante todo el año: acude a ellos y compra la ropa pensando a largo plazo. Aprovecha también los packs de ropa (calcetines, bodys, camisetas…) que venden en algunas tiendas, pues son más económicos. Y por último, no tengas reparo en comprar ropa de bebé en tiendas de segunda mano o pedírselas prestadas a algún amigo o familiar: ten en cuenta que tu bebé solo las necesitará durante unas semanas.

Mobiliario del bebé

Antes de empezar a comprar cualquier mueble, lo mejor es hacer un presupuesto real que se ciña a nuestras posibilidades. Céntrate solo en lo imprescindible, como en la cuna y el carrito. Asegúrate de que a la hora de comprarlo sean funcionales, pero especialmente económicos, ya que se trata de objetos de que solo utilizarás temporalmente. Podemos ahorrarnos comprar muebles como el cambiador, ya que para realizar esta tarea podemos tumbar al bebé sobre la cama o el sofá.

El mobiliario del bebé suele salir más económico si lo compramos en Internet, especialmente en tiendas de segunda mano, pero recuerda que la entrega de productos se puede demorar, por lo que es necesario encargarlos durante el embarazo. Prepara la habitación de cara al futuro para no tener que realizar demasiados cambios cuando tu bebé crezca o para poder reutilizar los elementos si planeas tener más hijos en el futuro: elige muebles funcionales que puedan adaptarse a su crecimiento y a ser posible en tonos neutros.

¡Organiza un baby shower!

Se trata de una ocasión perfecta para celebrar la llegada del nuevo miembro de la familia, pero también para recibir regalos que te ayudarán a solventar gastos del bebé, especialmente en cuanto a ropa y pañales. ¡Organiza una merienda en casa con tu círculo de amigos y familiares y aprovecha la ocasión!

Los pequeños detalles pueden suponer mucho. Poco a poco puedes ahorrar en los gastos del bebé sin que hayas tenido la sensación de escatimar y, por supuesto, sin que le falte de nada a tu peque.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.