{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Para que nuestro peque se adapte a la guardería y a sus rutinas, una buena alimentación infantil que le aporte todos los nutrientes necesarios según su edad es vital. Si tu peque tiene 12 meses o más, seguro que ya ha probado la mayoría de los alimentos de todos los grupos alimenticios que existen en la pirámide nutricional.


La alimentación del bebé de 2 años: Diversidad ante todo

El reto está en conseguir que el bebé coma una gran variedad de alimentos de todos los grupos y en las proporciones adecuadas para su edad y peso, para cumplir con las necesidades nutritivas necesarias y disfrutar totalmente de la guardería.

Para lograrlo, es fundamental que el peque tenga establecidas unas pautas o rutinas alimentarias y que no se salte ninguna comida del día por falta de hambre o que no coma demasiado por llevar muchas horas sin comer.

El peque debe estar acostumbrado a tomar alimentos juntos en puré o a trocitos en el plato, y comer él solito, siendo independiente en la mesa y comiendo con todos los miembros de la familia.

Si tu bebé es muy cabezota no cedas y le cambies su plato a la primera de cambio. Elimina las distracciones en la mesa, como los juguetes o la televisión, y no le regañes por no comérselo. Dale como mínimo un par de cucharadas de eso que no le gusta y ofrécele un postre más abundante (siempre que no sea graso) como Mi Primer Danone con fruta (www.clubpadres.com/mi-primer-danone-con-su-fruta).  


La alimentación del preescolar

El peque de 2 años ya se puede considerar preescolar, porque se encuentra en la etapa de antes de ir a la escuela. En esa época el peque debe seguir creciendo aunque no al ritmo que lo hacía durante los dos primeros años de vida.

Seguramente comprobarás que tu peque presenta menor apetito y por lo tanto necesita ingerir menos calorías en su dieta diaria. La clave es acudir al pediatra para que establezca una pauta de crecimiento acorde a su edad y vaya controlando el peso del peque mes a mes.

Aporte calórico del preescolar

Los peques entre 1 y 3 años necesitan consumir unas 1.300 calorías al día, que distribuiremos en 5 comidas diarias: en el desayuno, a media mañana, en el almuerzo, merienda y cena. El desayuno deberá suponer el 25% del aporte calórico diario y el almuerzo y cena el 30% cada uno. La merienda sólo debe suponer el 15% de las calorías diarias, por lo que le daremos fruta, un trocito de bizcocho casero con un zumo de frutas o un Mi Primer Danone, para no excedernos con las grasas.


Raciones del preescolar

El peque deberá tomar a diario al menos una ración de cereales, preferentemente en el desayuno, ya que se traducen en energía junto al calcio de la leche de continuación o de Mi Primer Danone. Las frutas y las verduras también deberán tomarse cada día a través de purés o a trocitos en las comidas y cenas, en total unas 5 raciones al día. Dos raciones al día de carne, pescado, legumbre o huevo les darán las proteínas necesarias para afrontar los días con energía, mezclándolos junto a las verduras en comidas y cenas o bien con pasta, arroz y pan, que les aportarán hidratos de carbono, de 3 a 5 raciones diarias. Para aliñar los purés nada mejor que aceite de oliva virgen, que a lo largo del día podrá ser de hasta 5 cucharadas.

La leche o bien Mi Primer Danone pueden tomarse en desayunos y meriendas, y los quesos en los purés del mediodía y la noche. En todo caso debemos asegurarnos de darles entre 2 y 3 raciones para aportarles el calcio suficiente para que sus huesos se fortalezcan durante esta etapa del crecimiento.


Qué no hacer en sus comidas

Para evitar que el pequeño no adopte unos hábitos saludables, procuremos que no pique entre horas.

Controlemos las cantidades de lo que come para asegurarnos que los nutrientes estén equilibrados durante el día, y evitemos llenar el plato hasta arriba.

Es normal que al bebé no le gusten algunos alimentos, pero debes jugar a cocinarlos de formas distintas o a prepararlos con un acompañamiento que le encante para compensar. Así el peque no se quedará con hambre y tomará lo que le desagrada con el tipo de comida que le gusta más como premio.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.