{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

El bebé de 3 meses se alimenta exclusivamente de leche. Como ya sabrás, tenemos que esperar a que el sistema digestivo e inmunológico del bebé esté más maduro para darle sus primeros sólidos. No será hasta los 4 o 5 meses cuando le demos su primer alimento que no sea leche.

El alimento más completo y beneficioso para su desarrollo es la leche materna, que le aporta los nutrientes que necesita de forma natural y además el proceso de la lactancia a pecho fortalece el vínculo entre el peque y la mamá. Sin embargo, muchas mamás no tienen la suerte de poder amamantar a sus pequeños por problemas de poca segregación de leche, por lo que existen muchas marcas que ofrecen leche de fórmula o artificial.

A los 3 meses el pequeño probablemente ya se habrá empezado a adaptar a una rutina más marcada espaciando más las tomas. De esta forma, puede que os empiece a ser más fácil deducir las horas de sus tomas y comenzar a tener un horario más definido. Como referencia, pero no como norma, a los 3 meses los bebés necesitan comer cada 3 o 4 horas, el tiempo justo que necesitan para digerir la leche (aunque la de fórmula cuesta más tiempo de digerir). No obstante, se recomienda más que seguir una pauta por horas, guiarse por una alimentación a demanda del pequeño. Muchas madres y padres se sorprenden ya que el pediatra les dice que el peque a los 3 o 4 meses debería hacer 5 tomas al día pero hacen 8 o más. Piensa que cada bebé tiene su ritmo y que cada toma puede variar en cantidad de leche ingerida.

Como consejo relacionado con los objetos que pueden entrar en contacto con la boca del pequeño es importante que seáis cuidadosos con la limpieza sobre todo con la del chupete y el biberón. Para ello debemos seguir unas sencillas normas de higiene pero sin obsesionarse ya que para que el peque desarrolle defensas hay que dejar que entre en contacto con los gérmenes que hay alrededor suyo.

La norma general para lavar tetinas, biberones y chupetes es lavarlos con agua caliente y un jabón neutro, y enjuagar con abundante agua. En el caso de los biberones la limpieza se recomienda inmediatamente después de cada uso, para que la leche no se seque y sea más fácil limpiarlos. Para secarlos, lo haremos al aire y no con un trapo ni pañuelo ya que podría contener bacterias. Para esterilizar tetinas, biberones y chupetes puedes hervirlos en un cazo durante 5/10 minutos o utilizar alguno de los varios esterilizadores que existen en el mercado.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.