{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Como sabemos, la alimentación infantil tiene que estar basada en las recomendaciones del pediatra ya que la infancia es una etapa llena de actividad, aprendizaje y crecimiento. A partir de los 3 años el peque cambia paulatinamente los purés por los trocitos de comida y adapta su alimentación a la del resto de la familia, siempre con unas raciones de acuerdo a su edad y peso. Ya no es un bebé y empieza en su etapa de preescolar.

Consejos para una alimentación sana del niño de 4 años

Para asegurar que nuestro hijo esté bien alimentado podemos tener como guía una pirámide nutricional y, además, seguir estas prácticas recomendaciones:

  • Asegúrate de aportarle suficiente calcio a través de leche, quesos y yogures. Puedes variar los platos según convenga, hacer arroz con leche, batidos, yogur mezclado con fruta…
  • Dale verduras y frutas frescas, conservan mucho mejor sus propiedades que las aquellas que vienen en bolsas o las que no son de temporada.
  • Apuesta por los cereales integrales, ya que los que están demasiado edulcorados apenas tienen valor nutricional.
  • La carne es importantísima en su alimentación pero dale la que sea magra, sobre todo las carnes blancas ya que aportan menos grasas. Puedes cocinarlas a la plancha, saltearlas con verduritas, triturarlas en purés…
  • Prescinde de dulces, frituras y alimentos envasados. De vez en cuando el peque lo agradecerá pero para prevenir la obesidad infantil hay que dejarlo solo para ocasiones especiales.


 Cómo conseguir que el niño de 4 años coma de todo

El peque de 4 años ya expresa sus preferencias en cuanto a la comida y tiene tendencia a comer primero lo que le gusta y a dejar aquello que no le resulta familiar. Aunque al niño nos lleve la contraria es importante ser persistentes con la comida y ofrecerles argumentos como ‘si te lo comes crecerás mucho’ o ‘es muy sano’. Si desde muy pequeños les ofrecemos en pequeñas raciones comida que no les gusta tanto acompañada de alimentos que les encantan, poco a poco conseguiremos que los acepten.
 

¿Cómo se prepara?