{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Durante el primer año de vida del bebé, la leche constituye un alimento primordial y la Asociación Española de Pediatría recomienda la lactancia maternaexclusiva hasta al menos los seis meses del bebé.

Las propiedades de la leche materna

La leche materna no solo es natural, además es única ya que es diferente de una persona a otra y va cambiando durante las etapas de la lactancia según las necesidades del bebé. Así, mientras el pequeño se alimenta de la leche materna, está tomando varios tipos de leche con propiedades y nutrientes distintos: calostro, de transición, madura e hipermadura. Al final de la toma la leche aporta más cantidad de grasa para saciar al pequeño.

¿Cuándo puede empezar a comer más cosas?

A partir de los seis meses podemos empezar a introducir al pequeño otro tipo de alimentos ya que a partir de esta edad la leche materna no es alimento suficiente para él porque no aporta el hierro que necesita a esa edad, y el que tenían de reservas de la madre se ha agotado.

Pautas para realizar la alimentación complementaria


Para realizar la introducción de alimentos debemos seguir las pautas del pediatra para evitar así las intolerancias y alergias a los nuevos alimentos. Sabrás que tu pequeño puede comer con cuchara cuando pueda sentarse erguido en su trona o sillita. Por norma general tu pequeño te dará señales de que está preparado para comer sólidos

Con la alimentación complementaria tu pequeño ya podrá empezar a tomar un tipo de leche más adaptado para sus necesidades nutricionales a esa etapa. Se trata de la leche de continuación, que le aporta al pequeño más vitaminas y minerales que la leche de vaca vaca ; y más grasas esenciales (omega 3 y omega 6) que le ayudarán en su crecimiento y desarrollo.

¿Y qué le doy?

Las primeras  veces del bebé sentadito en la mesa es importante tener en cuenta que más vale variedad que cantidad. Lo principal es que acepte los nuevos sabores y se vaya acostumbrando a las texturas, no que se atiborre a un solo alimento.

Cereales

El primer alimento sólido recomendable son los cereales sin gluten (maíz, soja, arroz, tapioca), mezclados y triturados con leche materna o de continuación, en una textura semi-clara. Poco a poco podremos ir añadiendo más cantidad de cereal para ir creando una textura más espesa. Los cereales le aportarán hidratos de carbono complejos y serán su principal fuente de energía. A partir de los 7 meses los cereales con gluten podrán ser añadidos a su dieta, incluso con galletas (sin huevo, que se introducirá posteriormente) y pan para ir probando nuevas texturas- al peque le encantará chupar estos alimentos.

Verduras y frutas

Al mediodía, para valorar su tolerancia en las horas siguientes, introduciremos las verduras añadiendo cada 3 o 4 días una nueva. Empezaremos por el calabacín o judías verdes, que son las más suaves, acompañados con patata, y a lo largo de los días podremos añadir calabaza, puerro y la zanahoria. Para su preparación picaremos la verdura y realizaremos una cocción suave, para después triturar la mezcla y añadir una cucharadita de aceite de oliva para garantizar el aporte de grasa en su plato. Con las primeras verduras el peque también tolerará el pollo cocido y triturado, que le aportará proteínas fundamentalmente.

Otro de los grupos de alimentos que podremos añadir a su dieta será la fruta en puré una vez el pequeño haya aceptado la verdura. Empezaremos con zumo de naranja natural y rebajado con un poco de agua, servido en un vaso. A partir de los 5 o 6 meses introduciremos el plátano, manzana, pera y naranja, siempre pelados, cocidos y triturados en una textura semi-liquida al principio y más espesa después. Una vez aceptada toda esta fruta ya podremos servirle al bebé purés de estas frutas peladas, maduras y trituradas (sin cocer). Las frutas le aportarán hidratación, vitamina C, antioxidantes naturales, fibra y azúcares naturales. A partir de los 13 meses el peque ya podrá tomar sandía, melón, uva… y una vez aceptados éstos podrá tomar frutas del bosque y el resto de frutas tropicales.


Carne, pescado y huevo


En cuanto a la carne y sus primeros pescados, esperaremos hasta los 7 meses para darle ternera, y un mes más tarde, cordero y jamón york, añadidos a los purés de verduras o bien troceados en el plato. A partir de los 15 o 16 meses ya podremos darle sus primeros embutidos.

En cuanto al pescado, a partir de los 10 u 11 meses, empezando por merluza, gallo o lenguado y hacia los 15 meses con pescado azul (atún, sardina, salmón y arenque).

A partir del décimo mes el pequeño ya podrá tomar huevo, pero habrá que ser especialmente cuidadoso con la forma en la que lo introducimos en su dieta, ya que es un alimento especialmente alérgeno para los bebés. Puedes consultar el artículo de la introducción del huevo para tener más información.


Legumbres

A los 13 meses el bebé podrá probar sus primeras legumbres (lentejas y garbanzos). ¿Qué por qué se espera tanto para que los pruebe? Porque son relativamente difíciles de digerir. Sírvelas chafaditas y con un poco de aceite de oliva. Las legumbres le darán proteínas (aunque no equiparables a las que aportan carnes y pescados) y hierro. Para facilitar la absorción del hierro en el organismo de tu peque, sírvelas con algún alimento que lleve vitamina C (tomate, frutas cítricas o su jugo).  


Lácteos

Los yogures tradicionales (los que llevan leche de vaca) y quesos blandos los introduciremos  a partir de los 18 meses, así como la leche de vaca.

No debemos olvidar que durante el período de introducción de alimentos el aporte de calcio se debe mantener durante toda la infancia, ya sea a través de leche materna o de continuación y posteriormente de vaca, en forma líquida o de productos fermentados (yogures infantiles o Mi Primer Danone) debemos asegurarnos de que el pequeño toma medio litro al día de lácteos.  

Aunque hay más o menos un orden preestablecido de alimentos a introducir y unos meses asignados a cada uno de ellos, todo depende del desarrollo de tu pequeño, de sus progresos en la mesa y de su adaptación a las nuevas texturas y sabores. Es por eso que consultar a tu pediatra te ayudará más a la hora de saber qué alimentos le convienen según la etapa en la que se encuentre.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.