{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

No hay una regla fija que nos permita conocer a qué edad exactamente pueden comenzar los más peques a realizar tareas cotidianas por sí mismos. El aprendizaje infantil no tiene por qué obedecer a normas rígidas, así que esto dependerá de la madurez de los niños, de sus conocimientos o de su educación. Pero lo que sí está claro es que siempre van a necesitar que los papás les otorguemos cierta autonomía para poder empezar a hacerlo: solo así aprenderán a realizar tareas por sí solos, valiéndose de nuestra ayuda y apoyo. ¿Sabes qué actividades puede comenzar a realizar tu hijo ya? ¡Te lo aclaramos!

Aprendizaje infantil ¿Qué tareas pueden comenzar a hacer los niños por sí solos?

Comer solos

En torno a los tres años los niños pueden manejar los alimentos con sus propias manos y llevárselos a la boca. Es importante que dejemos que ellos mismos descubran texturas y sabores y empiecen a familiarizarse con los cubiertos, adaptados siempre a su edad. Hay productos, como Danonino, cuyo envase está adaptado para que los niños puedan cogerlo y tomarlo ellos solos con facilidad. Danonino está formulado para cumplir con los requisitos nutricionales específicos de niños mayores de tres años. No debemos preocuparnos por las posibles manchas que, seguro, nuestros hijos van a provocar. ¡Todo es parte del aprendizaje!

De hecho la fórmula de Danonino está hecha para que no se caiga de la cuchara.

Recoger los juguetes

Es un gesto muy sencillo que los niños pueden realizar a partir de los tres años. A esta edad asimilan que es necesario ordenar cuando terminamos de jugar, por lo que pueden ya meter cada pieza en una caja, colocar los libros en las estanterías, meter los lápices en su cubo correspondiente, guardar los cuadernos en los cajones…

Para hacérselo más fácil te recomendamos que compres cajas o cestas y las clasifiques por nombres o colores para que tu hijo sea consciente de qué es cada cosa y en qué lugar va.

Ayudar en las tareas domésticas

A partir de los cinco años los niños ya han adquirido el conocimiento suficiente como para ir un pasito más allá en la realización de actividades. A través de imitar lo que nosotros hacemos y les enseñamos, nuestros hijos serán capaces de realizar tareas cotidianas básicas como poner la mesa, ayudar a pasar el plumero, preparar su ropa y vestirse, lavarse las manos antes de cada comida, deshacer la cama para irse a dormir, etc.

Lavarse los dientes

Antes de que comiencen a hacerlo solos, es importante guiarles bien para que aprendan las normas básicas de una correcta limpieza dental: hay que explicarles que el cepillo debe pasarse por arriba y por abajo, que no debemos olvidarnos de la lengua, que es importante que el cepillado dure al menos dos o tres minutos y que es imprescindible enjuagarse con agua después. A partir de los cinco años nuestros hijos pueden cepillarse solos los dientes pero conviene supervisarles de vez en cuando para asegurarnos que lo hacen correctamente.

Hacer la cama

Llegará un momento en que los peques tienen que acostumbrarse a hacer cada día la cama antes de marcharse al cole. Pueden hacerlo entorno a los siete años, aunque todo dependerá del momento que nosotros elijamos. Antes tendremos que haberles enseñado a hacerlo: recuerda que es importante tener paciencia, planteárselo como una obligación y tener palabras amables aunque no siempre consigan hacerlo bien. Ya mejorarán con la práctica.

Cocinar con mamá y papá

Cualquier momento es bueno para adentrarse en la cocina. Podemos pedir a los niños que nos ayuden a cocinar encargándoles tareas sencillas como lavar las verduras, escurrirlas, coger los ingredientes de la despensa, amasar, echar los productos en el bol… De esta manera, y bajo nuestra supervisión, aprenderán más sobre los alimentos, descubrirán olores y texturas y valorarán el esfuerzo que hay que dedicar a esta tarea diaria.

Ir a comprar el pan

A partir de los ocho o nueve años, si tenemos la confianza suficiente en ellos, podemos encargarles que vayan a comprar el pan ellos solos. Por supuesto a un sitio que quede cerca de casa, si podemos visualizarlo desde la ventana mejor, pero es un recado con el que pueden aprender a manejar una pequeña cantidad de dinero, a saber cuánto les tienen que devolver y a fijarse en los precios. Pequeñas actividades cotidianas que, también, forman parte del aprendizaje infantil.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.