{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

El aseo del bebé es un momento muy tierno e íntimo. Debes saber que la piel del bebé es muy sensible y delicada, y como tal no necesita productos adicionales más que agua para asearle manitas y pies. Como mucho, si usaras algún gel deberías hacerte con alguno con pH neutro específico para bebés.
Tienes que ser recurrente con el cuidado de manos

y pies, porque son partes que se está metiendo constantemente en la boca y las uñas acumulan muchos gérmenes.

Una parte importante de su aseo de manitas y pies es el corte de las uñas. De este modo evitamos que se arañe sin querer. Si al bebé le han crecido las uñas de las manos en una semana se las podrás cortar con unas tijeras especiales para bebés, con las puntas redondeadas. Sin embargo, si no le han crecido lo suficiente espera otra semana. En el caso de los pies las cortaremos cada mes, según el crecimiento observado de las uñas. El mejor momento para hacerlo es cuando esté dormido o justo después de un baño, cuando esté relajadito y sus uñitas más blandas. Debes evitar cortárselas en momentos en el que el bebé esté nervioso o se mueva mucho.

En cuanto al aseo, cuando estéis fuera de casa lleva siempre toallitas húmedas y evita que tenga las manos muy sucias. Según el color de las uñas podrás delimitar si tienen un aspecto sano. Si ves que tiene otro tono que no sea rosado, una uña se le clava en la piel o notas signos de infección (agrietamiento y fisura de la piel, enrojecimiento, picor…), consulta al pediatra.

El lavado de las manos debe ser un ritual y hábito a seguir por los niños desde bien pequeños, de forma que deben educarse desde bebés y mostrarles cómo se hace correctamente. El lavado debe durar 40 segundos como mínimo, se deben emplear unas gotas de gel y frotar las palmas de las manos con los dedos entrelazados, también el dedo gordo. Deben limpiarse luego los dorsos de las manos. Cuando las uñas estén sucias, puedes conseguir un cepillo de uñas. Finalizado esto, se debe enjuagar hasta eliminar todo el jabón y secarse muy bien.

Debemos lavar sus manitas en ocasiones en las que se está en contacto con gérmenes: antes y después de ir al lavabo, al tocar a un animal, antes de comer…

Para el cuidado de sus piececitos es fundamental evitar que suden demasiado, así que es preciso que calce unos zapatos que transpiren, de suela flexible, mejor de piel y que le resulten cómodos, además de mantener sus uñitas cortas y rectas pero sin apurar demasiado y usar calcetines de algodón. Finalmente, no descartes hacerle andar descalzo o con calcetines por superficies cálidas y naturales, como son la arena o la hierba.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.