{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

El autoconcepto es la imagen mental que tenemos de nosotros mismos. Desde que nacemos empezamos a formar nuestro autoconcepto a partir de las primeras experiencias vividas y la relación con nuestro entorno. Así, aunque el autoconcepto dependa directamente de los pensamientos de uno mismo, es influido por las percepciones y el trato que recibimos de los demás. La autoestima es la valoración que tenemos de ese concepto de nosotros mismos.

Como padres o madres, es importante que reafirmemos la autoestima de nuestro peque a lo largo de todo su vida, fomentando un autoconcepto estable. El autonconcepto es flexible y puede variar según nuestras influencias, preferencias y estado de ánimo. Además, en las etapas de nuestra vida solemos dar más o menos relevancia a la definición de nosotros mismos. Por ejemplo, en la niñez y adolescencia es cuando realmente nos formamos como personas a nivel de carácter, personalidad y gustos.

Pero ¿cómo reforzar el autoconcepto de nuestro peque? La clave está en darle unas pautas que podrá aplicar el resto de su vida, sin ‘forzar’ o ‘obligarle’ a ser o comportarse de un determinado modo, dejándole elegir por él mismo. Por ejemplo, una de las mejores cosas que podemos hacer es permitirle distinguir las influencias buenas de las malas, intentando que no adopte comportamientos estereotipados.

Siendo un buen ejemplo para nuestros peques les proporcionaremos un concepto de ellos mismos positivo y serán más capaces de tomar decisiones, asumir responsabilidades y ser independientes. Como podemos ver, el autoconcepto es tan importante que se encargará de definir su visión hacia la vida, su positivismo y su manera de afrontar situaciones, así que es vital empezar a trabajar con el peque y no restarle importancia al tema por creer que son demasiado pequeños.

Para reforzar o mejorar el autoconcepto de nuestros hijos, debemos tratarlos siempre con respeto, amor, admiración y dedicación. Eso no quiere decir que alabemos absolutamente todo lo que hagan o que no podamos reconocerlo si hacen algo mal. Simplemente hay que felicitarle por sus logros y darle ejemplos de conductas buenas y malas vigilando en todo momento etiquetarlo (tonto, malo, etc). En lugar de eso, pónselo fácil con ejemplos y el peque entenderá por qué estás enfadada. No lo sobreprotejas ya que en ese caso será incapaz de hacer algo por sí solo.

Permite que el peque exprese sus sentimientos y no los menosprecies con expresiones del tipo ‘los niños pequeños no lloran’. Para entrenarle a futuras decisiones, deja que participe en las pequeñas decisiones fruto del día a día, como por ejemplo qué cereales comprar en el supermercado o qué hacer una tarde libre.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.