{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Hay dos cosas que están más que demostradas: la primera es que es prácticamente imposible pretender que un adolescente se haga responsable de compartir el trabajo doméstico si no se le enseñó desde niño a asumir esos quehaceres; y la segunda es que el mejor modo de inculcar a los pequeños la participación en casa y la importancia de ayudar es mediante el juego.

De los 4 a los 5 años les encanta enredar entre cazuelas, plumeros, aspiradores y utensilios de limpieza, incluso la plancha. Nuestra recomendación es que, en vez de prohibírselo, le dejes pulular cerca, aunque lógicamente, eliminando todos los riesgos que haya alrededor.

Hacerles partícipes de estas actividades no sólo contribuye a que vayan adquiriendo autonomía, también les permite experimentar la sensación de éxito al enfrentarse a pequeñas tareas, lo que favorece su autoestima y propicia un cierto grado de responsabilidad.

Pedirles a tus hijos que echen una mano en las tareas cotidianas es un modo de decirles que cuentas con ellos y un método práctico de enseñarles para qué sirven los objetos de uso diario, cómo se llaman y qué uso tienen.

¿Cómo pueden ayudar? Tareas según la edad

  • De 1 a 2 años: desde que el niño empieza a caminar puedes ir motivándole para que te ayude con las cosas que están a su alcance, siempre teniendo en cuenta que sólo entiende órdenes muy sencillas. Es el momento de enseñarle a tirar un papel a la basura, a traerte su biberón o a darte el pijama.
  • De 2 a 3: es el momento de potenciar su independencia. Comienza por hábitos relacionados con el aseo personal (limpiarse con la servilleta, peinarse o lavarse las manos) y también enseñándole a recoger sus juguetes.
  • De 3 a 4 años: a esta edad ya ha adquirido un grado importante de autonomía. Puede aprender a vestirse solo, a estirar la cama, a ponerse los zapatos, a ir al aseo por sí mismo… También es más cooperativo y será capaz de ayudarte a recoger las pinzas de la ropa o a poner la mesa.
  • A partir de los 4 años: el niño mejora su coordinación y comienza a tener iniciativa. Déjale que colabore contigo limpiando sus zapatos, quitando el polvo o haciendo pequeñas tareas en la cocina que no entrañen ningún peligro, como puede ser meter la ropa en la lavadora o ayudar a lavar las patatas.

Técnicas sencillas para conseguir que tus hijos ayuden en casa. Como siempre, empezar desde pequeños es la mejor forma de que, de mayores, ayudar en las tareas del hogar sea algo natural.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.