{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

¿Tu peque al poco de tomar pecho o biberón arranca a llorar como si volviera a tener hambre? ¿Al terminarse su plato de papilla o puré pide más? ¿Tiene la boca llena y aun así se lleva más comida? ¿Come a deshoras y alimentos poco recomendables como bollería? Si has visto identificado a tu peque con alguno de estos casos, tienes en casa a un bebé que come mucho.

La alimentación de los bebés es especialmente importante durante sus 2 primeros años de vida, ya no solo por los nutrientes tan específicos que su organismo en desarrollo precisa adaptados en las cantidades necesarias, sino también porque es en sus primeras experiencias con la comida cuando comprenden los principales modales en la mesa y que el hecho de comer es social.

Tanto si el tipo de alimentación que le damos al bebé no es el adecuada o bien son los malos hábitos en las comida los que fallan, puede llegar a padecer obesidad en la adultez. Es durante los primeros años de su vida cuando hay que tomarse en serio su alimentación, con unos horarios y pautas que le enseñen desde el principio qué es lo correcto a la hora de alimentarse.

Consejos para organizar la alimentación del bebé

Para frenar el instinto tragón de tu pequeño es importante establecer los horarios de comidas y que sean fijos. Entre horas, acostumbrarle a tomar una pieza de fruta o un yogur en vez de alimentos insanos, como la bollería industrial.

Procura comer en familia siempre que sea posible y que vuestro peque sea uno más en la mesa, aprenderá mucho por imitación y también será más propenso a que le guste el tipo de comida que vosotros comeis… ¡sed su ejemplo a seguir! Disfrutad de la comida sin prisas mientras conversáis y disfrutáis de la compañía familiar, así el peque descubrirá que el acto de comer es social. Sirve en orden el primero, segundo y postre en platos hondos y teniendo en cuenta las cantidades recomendadas por el pediatra según sexo, peso y edad. No abuses de purés, de vez en cuando es bueno darle trocitos para que tarde más en comer y se habitúe a masticar.

Y por último, nunca le castigues sin comer, la alimentación del pequeño se tiene que tomar en serio y resulta imprescindible para su desarrollo… no fomentemos la idea en nuestro peque de que se puede saltar comidas.

Si observas que ninguno de estos consejos funciona, consulta con tu pediatra cuál es la ración recomendada y los alimentos de los que debe componerse la dieta de tu pequeño.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.