{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Bañar al pequeño de la casa suele ser un momento especial entre padres e hijos. El baño además de higiene le proporciona placer y relajación, por eso es preferible que bañes a tu peque siempre a la misma hora, así se acostumbrará a una rutina. Báñale antes de darle la última toma, después hazle los últimos mimitos y acuéstale.

Si tu bebé todavía es un recién nacido debes bañarlo en una bañera adaptada a su edad, será mucho más cómodo para ti y podrás agarrarlo para que se sienta seguro y protegido durante el baño. Muchas veces a los pocos días de nacer, es normal que la piel del bebé se reseque. Si la piel se le escama no debes preocuparte, si sigues algunos consejos seguro que tu bebé tiene una piel perfecta.

No deberías utilizar jabón a diario durante el baño, si la zona del pañal está sucia sí debes limpiar con algún jabón suave y con PH 5.5. Échale unas gotitas de aceites vegetales al agua como la lavanda, no sólo harás que tu peque se relaje al bañarse sino que favorecerás la elasticidad de su piel.

Tras el baño aplica una loción hidratante o aceite corporal apto para los más peques.

Haz que relacione el baño con relajarse y pasarlo bien, ¿cómo puedes hacerlo? Es muy sencillo, ponle música relajante para que vaya descansando, pero no olvides que debes jugar con él mientras está en la bañera. A medida que el peque vaya creciendo y se vaya convirtiendo en el hombrecito o mujercita de la casa los momentos en la bañera serán más divertidos.

Cuando tu peque se aguante sentadito en la bañera, aunque se aguante nunca le dejes solo, llévale juguetes especiales para que pase un rato divertido en la bañera. Hay libros sumergibles, patitos de goma, incluso podemos jugar con algunos objetos que tengamos por casa, por ejemplo, si tienes tupper con los bordes redondeados déjale que lo coja y se eche el agua por encima, de esta manera perderá poco a poco el miedo a sumergirse bajo el agua.

Los bebés siempre imitan a sus papás y mamás, por eso muchas veces no pierdas la ocasión de bañarte con él, métete en la bañera y sopla debajo del agua, se quedará sorprendido de las burbujas que salen, para enseñarle a hacer eso primero sóplale a la cara y vete bajando el soplido hasta llegar al agua, seguro que él te imitará y se reirá mucho contigo. De esta manera unirás lazos con tu pequeño.


Miedo al agua


Si ves que tu bebé siempre ha tenido miedo al agua o de repente, por una mala experiencia por ejemplo, le ha cogido miedo, no le fuerces. Cuando le notes relajado prueba otra vez y como siempre, mete algún juguete en la bañera. Prueba a bañarte con él, en vez de que toque directamente la bañera y se sienta muy sumergido en el agua siéntalo sobre tus piernas de esa manera poco a poco le irá perdiendo el miedo.

¿Cómo se prepara?

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder