{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Los bebés, tras alimentarse durante 6 meses exclusivamente de leche materna o de fórmula, ya pueden empezar a diversificar su dieta con alimentos sólidos y con un tipo de leche adaptada para ese período tan importante en su alimentación.

Es en ese momento cuando el término leche de continuación cobra importancia para toda mami y es entonces también cuando surgen las primeras dudas acerca si la mejor opción es mantener el pecho, pasar a la leche de vaca o apostar por la leche de continuación.

Lo cierto es que hay muchas opiniones distintas acerca de si la necesidad de tomar leche de continuación es real y así como habrá pediatras que la recomiendan, también hay otros que defienden la idea de que a partir de los 6 meses ya se puede introducir la leche de vaca en la dieta del bebé.

La alimentación ideal para el lactante es la leche materna. En el caso de que ésta no sea posible o resulte insuficiente, es el pediatra quien mejor puede aconsejar sobre el tipo de leche para lactantes a utilizar.

El desarrollo del bebé durante los primeros 2 años de vida

A pesar de la variedad de argumentos que existen sobre este tema, para constatar que la leche de continuación ayuda en la etapa intermedia entre la toma de leche exclusiva a la alimentación infantil, tenemos que pensar en los cambios y la evolución que vive el pequeño durante los 2 primeros años de su vida.

De los 6 a los 24 meses, la alimentación del bebé será clave para garantizar un crecimiento y desarrollo saludables. Durante los 2 primeros años del peque, su aparato digestivo, excretor y su sistema nervioso maduran a ritmo acelerado y su cuerpo crece rápidamente: de hecho duplicará su talla por 2 y su peso por 4. Por último pero no menos importante, también desarrollará las principales habilidades cognitivas y de relación con el exterior. En todo este entorno de progreso constante, la alimentación juega un papel fundamental que se verá reflejada no solo en el día a día del pequeño, sino también a largo plazo, en la niñez y posterior edad adulta.


¿Por qué leche de continuación?


¿Y qué tiene que ver todo esto con la leche de continuación? Pues que en esta etapa importantísima de desarrollo del pequeño es vital darle alimentos formulados especialmente para bebés, en cantidades adaptadas a su organismo. Un bebé no necesita el mismo aporte de determinados nutrientes que un niño o adulto, por lo que su alimentación debe ser específica.

Así lo afirma la Asociación Española de Pediatría (AEPED), que recomienda retrasar la introducción de la leche de vaca hasta después de cumplir los 2 años y fomenta el consumo de alimentos infantiles con leche de continuación.

Por su parte, el comité de nutrición de la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN) recomienda la leche de continuación hasta los 24 meses, hasta que el sistema digestivo del pequeño está completamente maduro.


¿Cuáles son los nutrientes que lleva la leche de continuación?


La leche de continuación contiene nutrientes en cantidades adaptadas al bebé, por lo que sus vitaminas y minerales se encuentran en dosis adaptadas para un crecimiento saludable.

  • Vitaminas. Las vitaminas son indispensables para los bebés, en especial la vitamina C ya que favorece la absorción del hierro y la D a la absorción del calcio. La vitamina A también se encuentra en Mi Primer Danone y se encarga de reforzar el sistema inmuntario. Por su parte, la vitamina E ayuda a cuidar las células y tejidos del cuerpo. Las vitaminas se encuentran también en muchos otros alimentos, como frutas y verduras, que podemos ofrecer al bebé en forma de purés. 
  • Minerales. La leche de continuación contiene hierro, zinc y calcio. El hierro favorece el desarrollo del cerebro y de las habilidades cognitivas del bebé. El zinc contribuye a la formación de los huesos y la sangre. El calcio, por su parte, juega un papel fundamental durante la infancia porque se encarga de fortalecer los huesos.
  • Otro punto a resaltar es que la leche de continuación contiene menos proteínas y grasas, y una menor acidez, de modo que son mejor digeridos por el bebé y más saludables para su organismo.


¿De qué formatos de leche de continuación dispongo para darle al peque?

Existen en el mercado varios tipos de productos que contienen leche de continuación para combinarlos con otros ingredientes y variar al máximo las texturas en la dieta del pequeño a la vez que nos aseguramos de que toman la cantidad diaria recomendada de leche, que es de medio litro al día.

Encontramos leche de continuación en polvo, líquida o semisólida, y por otra parte en forma de alimento infantil: de queso fresco y yogur.

Puedes preguntar a tu pediatra qué tipo de leche de continuación es la más adecuada por tu peque, aunque conviene combinar los formatos de leche líquida con los alimentos lácteos infantiles.


Mi Primer Danone, una opción saludable y cómoda para darle leche de continuación

Dentro de la categoría de alimentos infantiles frescos encontramos Mi Primer Danone, un lácteo fermentado adaptado para bebés de entre 6 y 24 meses. El aporte de calcio de un Mi Primer Danone equivale a una cuarta parte de la dosis diaria de calcio recomendada en esa etapa de transición.

Uno de los puntos fuertes de Mi Primer Danone es su versatilidad a la hora de combinarlo con otros ingredientes. Como sabemos, durante la etapa de diversificación alimentaria, es muy importante variar las texturas para promover que el pequeño coma de todo. Pues bien, Mi Primer Danone es ideal para cualquier momento del día ya sea solo, combinado con frutas o cereales, con purés de verduras, etc.

Los bebés pueden tomar hasta 2 Mi Primer Danone al día, que al ser un producto fresco también va genial para el momento de la dentición y para refrescarlos durante el caluroso verano.   

Con Mi Primer Danone el bebé también aprenderá a tomar los alimentos con cuchara, y con un poco de práctica aprenderán a comer solitos ya que su textura cremosa les ayuda a lograrlo.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.