{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Como padres nos preocupamos siempre por el bienestar de nuestros hijos. Sin embargo, esta preocupación se incrementa cuando son bebés, ya que no sabemos a ciencia cierta qué les pasa exactamente. Lleva tiempo conocer las necesidades de nuestro pequeño, pero con paciencia y tiempo lo conseguiremos. El sueño es uno de los temas que más cuestiones nos genera, pues nuestro bebé no duerme a veces lo que esperábamos. ¿Es motivo de preocupación? ¿Qué se puede hacer? Para ello es importante tener en cuenta el patrón de sueño de tu hijo. Te recomendamos que si tienes preguntas no dudes en consultar a tu médico.

Mi bebé es recién nacido y no duerme bien

Para empezar, debes saber que esto es algo normal. Durante los seis primeros meses los bebés se despiertan muy a menudo y les cuesta más coger un ritmo de sueño. Hay que tener en cuenta que al ser recién nacido pedirá comer cada dos horas aproximadamente, por lo que tendremos que darle el pecho sea la hora que sea, pues la lactancia es a demanda.

¿Por qué mi bebé no duerme de noche? Precisamente por esto, la respuesta más probable durante esta etapa es que no lo haga tan seguido como nos gustaría porque necesita alimentarse. Su crecimiento durante los primeros meses es muy rápido, por eso demandan alimento con tanta frecuencia.

La Asociación Española de Pediatría (AEP) afirma que, en general, los bebés que toman el pecho tardan más tiempo en establecer un sueño prolongado durante la noche, pero aun así no debemos nunca reducir las tomas, puesto que lo importante es favorecer la lactancia materna.

Que nuestro bebé se despierte en varias ocasiones por la noche no debe preocuparnos, puesto que es algo normal. Poco a poco irá estableciendo un patrón de sueño y sus despertares nocturnos serán menores. De hecho, entorno a los seis meses los niños suelen dormir hasta cinco horas seguidas por la noche sin despertarse.

¿Por qué mi bebé no duerme de día? La respuesta es muy sencilla: porque un bebé no distingue el día de la noche. De la misma manera que se despierta para comer o para pedir que le cambiemos el pañal de noche, de igual manera lo hará de día. Tal y como afirma la AEP, el hecho de que el bebé duerma de manera interrumpida no entraña riesgos, pues es el método natural de desarrollo del ser humano.

De todas formas, a medida que nuestro bebé va creciendo irá aprendiendo que la noche es el mejor momento para dormir varias horas seguidas. Según avanza el tiempo, los sentidos y la cognición del bebé se desarrollan, lo que hace que la vida le resulte fascinante. Por el día tiene nuestra compañía y estará mucho más entretenido, por eso no dormirá tanto como cuando lo hacía de recién nacido.

Mi bebé no duerme solo

Cuando los bebés se despiertan reclaman nuestra atención, algo perfectamente normal, pues hay que tener en cuenta que para volverse a dormir requieren de nuestra ayuda, ya sea porque necesitan alimentarse (y un bebé hambriento será incapaz de dormir) o porque quieren que les cambiemos el pañal. Por estos motivos es lógico que un bebé se duerma antes en nuestros brazos o ante nuestra presencia.

La AEP recomienda atender el llanto del bebé siempre. Si llora, es preferible calmarle primero en brazos antes de devolverle a la cuna con gestos tranquilos. Si le dejamos llorar, podría resultar perjudicial para el desarrollo entre el apego del bebé y sus padres.

Es importante colocar al bebé en su cuna para que concilie el sueño por sí mismo antes que dejar que se duerma en nuestros brazos. Pero igualmente, el hecho de que un bebé no duerma solo no tiene por qué ser un problema. De hecho, puede que los padres decidan practicar el colecho y duerman con su bebé en la misma cama o bien sobre la misma superficie empleando una cuna especial. Esta práctica es normal en muchas culturas y no tendrá ninguna repercusión negativa ni para el bebé ni para los padres. De hecho, se recomienda esta manera de dormir para favorecer la lactancia materna. Serán los padres quienes decidan por sí mismos cuando dejar de dormir con su bebé.

Consejos para favorecer el sueño del bebé

Cada bebé es un mundo. No todos los niños duermen lo que esperamos e incluso hay algunos que duermen más de lo previsto, pero en ninguno de los casos tiene por qué significar algo negativo. Poco a poco el ritmo del bebé irá cambiando, tendrán que ser los padres quienes se adapten a él. Nunca se debe aplicar un entrenamiento de tipo conductual en el bebé para que aprenda a dormir, pero sí podemos tener en cuenta algunas rutinas agradables que le ayudarán a conciliar el sueño. Estas son algunas indicadas por la AEP:

Podemos elegir un juguete o mantita para que sea el compañero de cuna del bebé. Este objeto podría otorgarle cierta autonomía para conciliar el sueño y no depender tanto de los padres.

  • Si se desea, se puede dejar la puerta de la habitación abierta para que entre luz tenue procedente del pasillo.
  • Establecer un horario regular al acostar y despertar al bebé puede servir de ayuda para fijar un ritmo.
  • Es importante mantener una temperatura confortable en la habitación y evitar el exceso de ruido.
  • No es recomendable que el bebé se acueste con hambre.
  • Si el bebé llora por la noche, lo ideal es atenderle tranquilamente y con pocas palabras, sin encender luces, jugar con él o distraerle.

Recuerda que es importante amamantar al bebé con lactancia materna y de manera exclusiva hasta los seis meses de edad. A partir de ese momento ya podemos comenzar a introducir otros alimentos en la dieta del bebé. Mi Primer Danone es un alimento infantil fresco elaborado con leche de continuación. Es una buena manera de comenzar a introducir la cuchara en los más pequeños.

Fuente: http://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/cuando-dormira-mi-bebe-un-tiron-sueno-en-bebes-menores-12

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.