{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Aproximadamente, la mitad de los niños son quisquillosos a la hora de comer. Así que no tienes que preocuparte porque esto significa que uno de cada dos presenta batalla cuando tiene el plato delante. Lo más importante es no estresarse. Sigue estos consejos cada vez que le des de comer. Y verás como te ayudan:

  • Organiza las comidas de tu peque según las horas del día en las que esté hambriento. Verás como aparecerá un patrón natural y se creará una rutina para comer.
  • Deja que coma a su ritmo. Si le presionas, puede perder el apetito y empezar a protestar.
  • Si ves que rechaza algún alimento, no te rindas. Puedes volver a dárselo al cabo de unos días. Al final acabará comiéndoselo.
  • Asegúrate de que el ambiente es calmado. Así, tu hijo se podrá concentrar en la comida. ¡Por lo que nada de TV!
  • Empieza dándole pequeñas cantidades de comida, y solo dale más si sigue con hambre al terminar.
  • Que no le guste la verdura es el mal más común en los niños, y lo que produce más estrés a los padres. Una solución rápida es darle mucha fruta en la dieta.
  • Hacer comidas familiares con tu hijo puede ayudar a que acabéis teniendo hambre a la misma hora. Aunque cada niño es distinto, algunos de ellos copian el comportamiento de la gente, así que disfruta de un plato saludable. Quizás tu chiquitín mira y aprende de ti.
  • Elogia a tu bebé cuando se haya terminado el plato. Y también es una buena idea hablar de los alimentos que te gustan. Cosas como “¡Mmmh! está manzana está muy buena” o “¡Las espinacas están deliciosas!” te servirán para enfatizar los alimentos que quieres que coma.

Lo más importante es ser paciente. Quizás parezca que los gustos de tu hijo cambian cada día, pero debes ser perseverante y asegurarte de darle una dieta saludable, equilibrada y llena de nutrientes.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.