{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

La hora del baño es un momento especial que se comparte entre padres e hijos. Puede ser divertido y para los pequeños supone una experiencia que les aporta aprendizaje y con la que descubren nuevas sensaciones. Cuando se trata de bañar a un bebé, hay que tener en cuenta ciertas medidas para cuidar a los bebés y que el baño resulte seguro y agradable para ellos. ¿Quieres saber cuáles? ¡Toma nota!

Cómo cuidar a los bebés durante el baño

Adapta la bañera a sus necesidades

Para controlar mejor los movimientos del bebé, es recomendable bañarle en un espacio que se adecúe a sus medidas. Si aún es pequeño podemos hacerlo en una bañera especial adaptada para bebés o incluso en la pila del fregadero, siempre que esté bien limpia y desinfectada. Cuando sea un poco más mayor, una buena opción es adquirir un separador de bañera que podemos colocar en la misma para limitar el espacio.

Utiliza el agua que tu bebé necesita

A la hora de llenar la bañera de agua procura que la profundidad no supere más de cinco centímetros. Tu bebé no necesita mucha más agua para estar limpio y así nos aseguraremos de no correr riesgos. Por otro lado, recuerda comprobar siempre la temperatura del agua con la parte interior de la muñeca. El agua debe estar calentita, con una temperatura entre los 36-38 grados, aproximadamente. Puedes comprobarlo introduciendo un termómetro.

¿Cómo sostener al bebé?

Lo importante es mantener su cabeza erguida. Para ello podemos pasar un brazo por su espalda de manera que la cabeza del bebé se pueda apoyar sobre él y podamos sostenerle bien. Con la mano que nos queda libre podremos frotarle suavemente con la esponja y el jabón.

Utiliza jabones neutros, adaptados para el cuidado del bebé

La piel de los bebés es muy delicada, por lo que es mejor tratarla con productos neutros no perfumados, así evitaremos que se altere el pH de su piel y se produzca alguna irritación. Podemos aplicarle el jabón directamente con la mano o bien con una esponja que sea suave.

Aclárale bien con agua, haciéndolo directamente con la mano y teniendo especial cuidado con la cabeza.

Envuélvelo inmediatamente con una toalla

Cuando hayas terminado de bañar a tu bebé, envuélvelo con una toalla y sostenle en brazos para que conserve mejor el calor. Túmbale sobre la cama y seca su piel a toquecitos, sin frotar la toalla de manera brusca.

Hidrata la piel del bebé

Especialmente si su piel es seca, presenta alguna irritación o tu bebé tiene dermatitis. Extiende suavemente la crema sobre su cuerpo dándole un pequeño masaje, así lograrás que se relaje y estimularás sus sentidos. Asegúrate, al igual que con el jabón, de que la crema que utilices respete la piel del bebé y sea adecuada para él.

Presta atención al cordón umbilical

Si tu bebé es recién nacido y le vas a bañar por primera vez, recuerda que su cordón umbilical tardará aún unos días en caerse. Es importante mantener esa zona de su cuerpo limpia y seca, por lo que a la hora de bañarle debemos prestarle especial atención. Procura que quede bien seco después del baño y tapa con una gasa la zona para protegerla del roce del pañal.

¿Cada cuánto tiempo hay que bañar a los bebés?

No es necesario ni recomendable bañar al bebé todos los días puesto que el pH de su piel podría alterarse. Lo ideal es hacerlo dos o tres veces a la semana. Pero recuerda que hay determinadas zonas de su cuerpo, como los genitales o los pliegues que se forman en los muslos, que sí requieren una higiene diaria. Para limpiarlos podemos utilizar una toallita húmeda.

¡A jugar!

A medida que tu bebé crezca, su curiosidad y sus ganas de aprender y divertirse irán en aumento. ¡El baño es un momento genial para hacerlo! Introduce algunos juguetes en la bañera para estimular su desarrollo y participa tú también en él. Enséñale cómo aplicar el jabón, estimula su oído con el sonido del agua y juega con tu bebé. Teniendo en cuenta todos los consejos de seguridad anteriores, ¡solo deberás preocuparte por pasar un buen momento con tu hijo!

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.