{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

TEMAS

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS

El sentido del oído es el primer que desarrollan los bebés. Si a los 4 meses de gestación los peques ya oyen sonidos, a los 2 meses de edad son capaces de reconocer melodías. Los expertos en musicoterapia afirman que es positivo estimular el sentido del oído del peque para favorecer su desarrollo físico y psicológico. Uno de ellos, Don Campbell, el autor de El efecto Mozart’, comprobó que los bebés recuerdan melodías que han oído desde el vientre de su madre, y que las canciones que les resultan familiares de antes de nacer les ayudan a dormir.

Por su parte, la musicoterapeuta y autora del libro ‘Cómo educar a tus hijos con la música’  Pilar Carrasco, afirma que la música hace crecer intelectualmente y estimula la capacidad de respuesta del bebé, además de favorecer su creatividad.

Otros beneficios que se han comprobado a lo largo de las últimas décadas son que no solo favorece las capacidades mentales del pequeño gracias a una reducción del estrés y más facilidad de concentración, sino que a nivel psicomotor también presenta ventajas. El ritmo que proporciona la música les da un mejor sentido del equilibrio y movimiento, así que estarán  más preparados para andar.

¿Qué puedes hacer para estimular al bebé con la música?

A partir de los 4 meses de gestación puedes ponerle música a tu pequeño, ya sea con un cinturón musical o bien unos auriculares colocados en el vientre. Los expertos recomiendan melodías clásicas más bien pausadas, de Mozart, Vivaldi, Beethoven, Bach o Tchaikovsky.

Durante los primeros meses del pequeño puedes cantarle canciones de cuna o temas musicales instrumentales que le puedan recordar a los latidos del corazón de la mami. Algunos ejemplos pueden ser ‘Canción de Cuna’ de Brahms o ‘El Sueño de una noche de verano’ de Mendelssohn.

También puedes estimular su habla cantándole canciones inventadas que hagan referencia a la actividad que se realiza o el espacio en el que está. Las palabras ligadas a un sonido agradable favorecerán su recuerdo. Si pones música mientras el peque está jugando, estará más concentrado en la actividad que realiza y creará un clima de tranquilidad.

No desaproveches estos primeros meses del pequeño ya que su cerebro será como una esponja, le será muy fácil aprender y desarrollar sus facultades.

¿Cómo se prepara?