{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

La tarea de criar y educar no es sencilla, por eso hay que elegir bien a quien se va a encargar del cuidado y formación de los hijos. Se debe buscar a alguien que congenie con ellos y nos dé seguridad, que tenga una buena comunicación con la familia y siga su indicaciones. La tarea no es fácil y las opciones dependerán básicamente del tiempo que necesitemos a la niñera y del dinero que estemos dispuestos a pagar.

Te ayudará a elegir…

Experiencia. Es importante que posea práctica con niños de la misma edad y conozca cómo son su comportamiento y sus rutinas diarias. Además, debe ser capaz de desenvolverse y actuar en situaciones difíciles, como un accidente doméstico o un imprevisto.

Formación. Dependerá de lo que necesites, pero es fundamental si buscas a alguien que dinamice a un grupo de niños, ayude en los deberes a los mayores o preste atención especial a un niño con discapacidad. Con recién nacidos, la experiencia y formación son fundamentales.

Interés por la infancia. Dicho coloquialmente, que le gusten los niños. Pregúntale cómo resolvería una rabieta, la hora de la comida, los juegos…

Referencias. No las pases por alto. Contacta, mejor por teléfono, con alguna familia en la que haya trabajado esa persona. Cómo hablan de ella, su tono de voz, las cosas en las que hacen hincapié…, te ayudará a tomar una decisión.

Como en casa. Muchos padres optan por confiar el cuidado de los niños a familiares, especialmente a los abuelos. Su ventaja es que el niño está en un ambiente conocido y lleno de afecto, pero, en contrapartida, los psicólogos coinciden en que pueden entrometerse en la labor formativa y darles excesivos mimos.

¿Cómo se prepara?

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder