{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Cuando un bebé nace, uno de los primeros momentos de incertidumbre para los padres es precisamente el cambio del pañal, pero aun así, es uno de los mejores momentos para los papás y el bebé, ya que la interacción que se produce entre ellos es muy importante. Hay varios factores que pueden influir en un buen cambio de pañal, por ejemplo la iluminación de la estancia, la temperatura y el tiempo de dedicación de los padres con el bebé. No es lo mismo cambiar rápidamente el pañal que aprovechar ese momento mágico para acariciar al pequeño, ponerle cremita, sonreírle, jugar un poco con él, intercambiar miradas y hablarle o cantarle.

Preparar el cambio de pañal

Para evitar que el bebé acabe asociando el cambio de pañal a algo negativo, es importante que los padres encuentren algún momento al día para dedicarle unos minutos de caricias, sonrisas y palabras bonitas. Si siempre se le cambia con prisas y sin atenciones, es posible que al bebé no le guste el cambio de pañal, por lo que la reacción pueda ser de llanto o de nervios. Para el bebé es importante sentirse sin pañal durante un rato, es como darle un tiempo de libertad y sin presiones. Por ello, si conseguimos de vez en cuando dejarle un rato sin el pañal, permitiendo que la piel que se le seque adecuadamente, le estaremos regalando un momento muy agradable y divertido al pequeño.

La tendencia de los padres es siempre poner al bebé seguro y cómodo a la hora de cambiar el pañal al bebé, pero cabe recordar que la postura de papá y mamá es también muy importante. A la hora de cambiar el pañal al bebé, los papas deben asegurarse de que el cambiador está a una altura que permita realizar el cambio de forma cómoda para evitar dolores de espalda o estar incómodo. Por otro lado, es importante no tener miedo de coger al bebé, hay que sujetarlo con firmeza, con seguridad y sin miedo.

Para evitar que el bebé se mueva demasiado funciona muy bien ponerle en sus manitas algún juguete que pueda sujetar o que le llame la atención mientras se le hace el cambio de pañal. De esta manera se distraen mientras los papás los están limpiando y secando para después ponerles un nuevo pañal.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.