{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS
{{freetag}}

Para que toda tu familia siga una alimentación equilibrada y saludable, es imprescindible la repartición de la energía de todo el día en diferentes ingestas: desayuno, almuerzo, cena y dos tentempiés, uno a media mañana y otro a la merienda. De esta forma, no se pasa hambre, por lo que no se cae en la tentación de “picar entre horas” alimentos poco recomendables como la bollería o pastelería industrial, que aportan demasiadas grasas saturadas, azúcares simples y calorías.

La cena suele ser la última comida del día, aunque algunas personas toman una recena antes de ir a dormir constituida por un vaso de leche, un zumo o una galleta María.

Debes procurar que tu hijo consuma aquellos alimentos de la Pirámide que no ha tomado en la comida del medio día, sea en casa o en el comedor escolar. Deben ser alimentos fáciles de digerir (que no provoquen acidez, reflujo o alteraciones del sueño), tales como verduras cocidas, sopas, pescados o lácteos.

¿Qué alimentos hay que incluir en la cena?.

  • Ensaladas crudas o verduras cocidas.
  • Pasta o arroz integral, legumbres (garbanzos, lentejas, soja, etc.) y patatas en pequeñas cantidades. Son alimentos flatulentos que pueden causar molestias a personas con el estómago delicado.
  • Pescados, huevos (duros, pasados por agua, en tortilla, revueltos, escalfados o a la plancha), aves o carnes rojas en pequeñas cantidades.
  • Pan de acompañamiento, blanco o completo (integral).
  • Frutas enteras, ralladas, crudas, cocidas (al horno, en compota) o en zumo natural.
  • Lácteos (yogur fresco, leches fermentadas, natillas, queso fresco o mató, Danonino, etc.).

Algunos consejos

  • Nunca hay que saltarse la cena. El cuerpo necesita energía para poder funcionar con normalidad durante las 9 horas de sueño hasta que llegue la toma del desayuno.
  • Planificar las cenas de toda la semana en función de los menús del medio día.
  • No abusar de los fritos, rebozados o empanados.
  • Tomar con moderación salsas y aderezos grasos como mahonesa, salsa rosa, ketchup, mostaza, etc.
  • Eliminar las bebidas azucaradas o con cafeína. Perturban el sueño por ser excitantes.
  • No beber demasiada agua si no se quiere despertar por la noche para orinar. Esto evita tener un sueño placentero.
  • Si en el menú no hay ensalada cruda, procura que el postre contenga fruta fresca. Si, por el contrario, si que hay alguna verdura cruda, puedes alternar con algún producto lácteo o fruta cocida.

¿Cómo se prepara?