{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Para que toda tu familia siga una alimentación equilibrada y saludable, es imprescindible la repartición de la energía de todo el día en diferentes ingestas: desayuno, almuerzo, cena y dos tentempiés, uno a media mañana y otro a la merienda. De esta forma, no se pasa hambre, por lo que no se cae en la tentación de “picar entre horas” alimentos poco recomendables como la bollería o pastelería industrial, que aportan demasiadas grasas saturadas, azúcares simples y calorías.

La cena suele ser la última comida del día, aunque algunas personas toman una recena antes de ir a dormir constituida por un vaso de leche, un zumo o una galleta María.

Debes procurar que tu hijo consuma aquellos alimentos de la Pirámide que no ha tomado en la comida del medio día, sea en casa o en el comedor escolar. Deben ser alimentos fáciles de digerir (que no provoquen acidez, reflujo o alteraciones del sueño), tales como verduras cocidas, sopas, pescados o lácteos.

¿Qué alimentos hay que incluir en la cena?.

  • Ensaladas crudas o verduras cocidas.
  • Pasta o arroz integral, legumbres (garbanzos, lentejas, soja, etc.) y patatas en pequeñas cantidades. Son alimentos flatulentos que pueden causar molestias a personas con el estómago delicado.
  • Pescados, huevos (duros, pasados por agua, en tortilla, revueltos, escalfados o a la plancha), aves o carnes rojas en pequeñas cantidades.
  • Pan de acompañamiento, blanco o completo (integral).
  • Frutas enteras, ralladas, crudas, cocidas (al horno, en compota) o en zumo natural.
  • Lácteos (yogur fresco, leches fermentadas, natillas, queso fresco o mató, Danonino, etc.).

Algunos consejos

  • Nunca hay que saltarse la cena. El cuerpo necesita energía para poder funcionar con normalidad durante las 9 horas de sueño hasta que llegue la toma del desayuno.
  • Planificar las cenas de toda la semana en función de los menús del medio día.
  • No abusar de los fritos, rebozados o empanados.
  • Tomar con moderación salsas y aderezos grasos como mahonesa, salsa rosa, ketchup, mostaza, etc.
  • Eliminar las bebidas azucaradas o con cafeína. Perturban el sueño por ser excitantes.
  • No beber demasiada agua si no se quiere despertar por la noche para orinar. Esto evita tener un sueño placentero.
  • Si en el menú no hay ensalada cruda, procura que el postre contenga fruta fresca. Si, por el contrario, si que hay alguna verdura cruda, puedes alternar con algún producto lácteo o fruta cocida.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.