{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Bañarlo por primera vez

Incluso si te han enseñado a como bañar a tu bebé en el hospital – haciéndolo la primera vez con la ayuda de alguien – ¡puede ser una experiencia enorme cuando lo tienes que hacer la primera vez en casa!

Muchas mamás encuentran más fácil limpiarlo con una esponja las primeras semanas o hasta que se sienten más seguras al cogerlo. Para hacer esto, necesitas limpiar a tu bebé con una esponja o trapo mojado y caliente. Hazlo en una habitación caliente y mantén una toalla debajo de él para secarlo.

¿Qué necesito para bañar a mi bebé?

Bañar a tu bebé es fácil si estás preparada. Así que, antes de empezar, estas son las cosas que necesitas:

  • Una bañera adaptada a tu bebé. Mucho más pequeña que una normal para facilitar y hacer el baño más seguro. La otra ventaja es que la puedes mover a una habitación más caliente y así tener a tu bebé con una temperatura agradable. Intenta ponerla en un sitio funcional para no tener que doblar demasiado tu espalda – por ejemplo encima de una mesa.
  • Un par de toallas.
  • Algodón
  • Una esponja de bebé o un paño de algodón.
  • Para los recién nacidos, con agua es suficiente ya que algunos productos para recién nacidos pueden contener perfumes o químicos que pueden causarles irritación en la piel.  Si usas un limpiador, utiliza uno suave, con el pH neutro y úsalo con moderación.
  • Un pañal limpio.
  • Crema para el culito.
  • Ropa o pijamas limpios.

Consejos para el baño del bebé

  • Cuando bañes a tu bebé, lo más importante es mantenerlo caliente así su cuerpo no perderá demasiado calor. La habitación y el agua han de estar siempre calentitas para un óptimo baño.
  • Pon el agua primero sin el bebé dentro. Asegúrate de mezclarla bien para que no haya puntos demasiado calientes y ten cuidado con que no haya demasiada agua. También es importante comprobar antes la temperatura hundiendo tu codo en el agua.
  • Tras desvestir al peque, límpiale suavemente los ojos, oídos, cara y cuello, usando algo de algodón para cada zona.
  • Si tu bebé necesita que se le lave el pelo es mejor hacerlo antes de ponerlo dentro de la bañera. Enróllalo con una toalla dejando sus brazos y pies dentro para que se sienta seguro y aguanta su cabeza y hombros con tu antebrazo. Quizás quieras colocarlo debajo de tu brazo. Acércalo a la bañera para evitar que el agua vaya a sus ojos y usa tu mano para esparcir el agua en su cabeza. Luego sécale el cabello. Sólo necesitas lavarle el pelo (usando un champú suave para bebés) una o dos veces a la semana. El resto de días puedes hacerlo solo con agua.
  • Cuando quieras bañar a tu bebé, desenróllalo y sácale el pañal. Háblale con voz suave para tranquilizarlo. Introdúcelo suavemente y poco a poco en la bañera, sujetando su cabeza y hombros con tu antebrazo y con la mano. Puedes utilizar tu otra mano para mojar su cuerpo.
  • Después de unos minutos saca a tu bebé del agua, asegúrate de cogerlo con firmeza – ¡su piel puede ser muy resbaladiza! Enróllalo con una toalla y ponlo encima de otra o de un cambiador. Sécalo con cuidado, parando atención en los surcos de su cuello, brazos y piernas. Ponle un pañal limpio, aplica algo de crema si lo necesita y vuélvelo a vestir.

Si te sientes insegura, tu comadrona estará encantada de enseñarte la mejor manera de bañar a tu bebé. ¡Una vez tengas algo de práctica, ganarás confianza y bañar a tu bebé será uno de esos momentos impagables que te parecerá un tesoro!

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder