{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

TEMAS

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}



TEMAS

Bañarlo por primera vez

Incluso si te han enseñado a como bañar a tu bebé en el hospital – haciéndolo la primera vez con la ayuda de alguien – ¡puede ser una experiencia enorme cuando lo tienes que hacer la primera vez en casa!

Muchas mamás encuentran más fácil limpiarlo con una esponja las primeras semanas o hasta que se sienten más seguras al cogerlo. Para hacer esto, necesitas limpiar a tu bebé con una esponja o trapo mojado y caliente. Hazlo en una habitación caliente y mantén una toalla debajo de él para secarlo.

¿Qué necesito para bañar a mi bebé?

Bañar a tu bebé es fácil si estás preparada. Así que, antes de empezar, estas son las cosas que necesitas:

  • Una bañera adaptada a tu bebé. Mucho más pequeña que una normal para facilitar y hacer el baño más seguro. La otra ventaja es que la puedes mover a una habitación más caliente y así tener a tu bebé con una temperatura agradable. Intenta ponerla en un sitio funcional para no tener que doblar demasiado tu espalda – por ejemplo encima de una mesa.
  • Un par de toallas.
  • Algodón
  • Una esponja de bebé o un paño de algodón.
  • Para los recién nacidos, con agua es suficiente ya que algunos productos para recién nacidos pueden contener perfumes o químicos que pueden causarles irritación en la piel.  Si usas un limpiador, utiliza uno suave, con el pH neutro y úsalo con moderación.
  • Un pañal limpio.
  • Crema para el culito.
  • Ropa o pijamas limpios.

Consejos para el baño del bebé

  • Cuando bañes a tu bebé, lo más importante es mantenerlo caliente así su cuerpo no perderá demasiado calor. La habitación y el agua han de estar siempre calentitas para un óptimo baño.
  • Pon el agua primero sin el bebé dentro. Asegúrate de mezclarla bien para que no haya puntos demasiado calientes y ten cuidado con que no haya demasiada agua. También es importante comprobar antes la temperatura hundiendo tu codo en el agua.
  • Tras desvestir al peque, límpiale suavemente los ojos, oídos, cara y cuello, usando algo de algodón para cada zona.
  • Si tu bebé necesita que se le lave el pelo es mejor hacerlo antes de ponerlo dentro de la bañera. Enróllalo con una toalla dejando sus brazos y pies dentro para que se sienta seguro y aguanta su cabeza y hombros con tu antebrazo. Quizás quieras colocarlo debajo de tu brazo. Acércalo a la bañera para evitar que el agua vaya a sus ojos y usa tu mano para esparcir el agua en su cabeza. Luego sécale el cabello. Sólo necesitas lavarle el pelo (usando un champú suave para bebés) una o dos veces a la semana. El resto de días puedes hacerlo solo con agua.
  • Cuando quieras bañar a tu bebé, desenróllalo y sácale el pañal. Háblale con voz suave para tranquilizarlo. Introdúcelo suavemente y poco a poco en la bañera, sujetando su cabeza y hombros con tu antebrazo y con la mano. Puedes utilizar tu otra mano para mojar su cuerpo.
  • Después de unos minutos saca a tu bebé del agua, asegúrate de cogerlo con firmeza – ¡su piel puede ser muy resbaladiza! Enróllalo con una toalla y ponlo encima de otra o de un cambiador. Sécalo con cuidado, parando atención en los surcos de su cuello, brazos y piernas. Ponle un pañal limpio, aplica algo de crema si lo necesita y vuélvelo a vestir.

Si te sientes insegura, tu comadrona estará encantada de enseñarte la mejor manera de bañar a tu bebé. ¡Una vez tengas algo de práctica, ganarás confianza y bañar a tu bebé será uno de esos momentos impagables que te parecerá un tesoro!

¿Cómo se prepara?