{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Lo más aconsejable es que los bebés se alimenten exclusivamente de leche materna hasta, como mínimo, los seis meses de edad. Sin embargo, hay ocasiones en las que debemos o preferimos darles el biberón en lugar del pecho, una opción válida siempre que escojamos la leche de fórmula en función de las necesidades del niño y bajo la recomendación de un profesional sanitario.

Pero antes de preparar la leche, es importante que nos fijemos en cómo esterilizar los biberones. Aquí tienes algunos consejos y dudas frecuentes que hemos intentado resolver para que te resulte muy sencillo. ¡Toma nota!

¿Por qué es importante esterilizar los biberones?

Los utensilios utilizados para alimentar a los bebés (tetinas, biberones, tapas, cucharas, tarros…) pueden contener bacterias no recomendables para el bebé. Por eso es importante lavarlos a conciencia antes y después de utilizarlos, pues los recién nacidos y los bebés en general aún no tienen el sistema inmunitario completamentedesarrollado .

De acuerdo con la OMS, la limpieza y la esterilización del material eliminan las bacterias nocivas que podrían proliferar en la toma y afectar al bebé. Por eso vamos a aprender paso a paso qué deberíamos hacer para mantenerlos completamente limpios.

Limpieza del biberón

Lo primero que debemos hacer es lavar nuestras manos con agua y jabón. Después las secaremos con un paño o papel limpio.

A continuación lavaremos tanto el biberón como los demás utensilios que pueda utilizar nuestro bebé con jabón y agua caliente. Lo ideal sería utilizar un cepillo especial para biberones y tetinas y frotar tanto el interior como el exterior, haciendo hincapié en los lugares de difícil acceso.

Por último aclararemos el biberón con agua potable y limpia.

Esterilizar el biberón

Para esterilizar los biberones podemos valernos de dos métodos: emplear un esterilizador comercial o hacerlo con una cazuela y agua hirviendo. En el primer caso conviene seguir las instrucciones que nos indique el envase, pero en el segundo debemos llenar una cazuela u olla grande con agua.

Después sumergiremos en ella el biberón, con la tetina desenroscada y aparte, asegurándonos de que el agua cubre todo completamente y de que no queden en el interior del biberón burbujas de aire.

Cubrimos la cazuela con una tapa, ponemos el fuego alto y dejamos que entre en ebullición pero sin dejar que el agua se evapore por completo.

Por último retiramos la cazuela del fuego, le quitamos el agua, dejamos dentro el biberón y tapamos. Lo recomendable es que el biberón se quede dentro hasta que lo utilicemos.

Preparación del biberón

Cuando vayamos a coger el biberón que hemos esterilizado, debemos hacerlo con las manos limpias, previamente lavadas. También es importante asegurarnos de que la zona sobre la que vamos a apoyar el biberón para prepararlo esté limpia.

A continuación herviremos agua potable y limpia en la que diluiremos después la leche en polvo. Si queremos saltarnos este paso de hervir el agua podemos optar por preparar el biberón con agua mineral natural. Font Vella es un agua libre de impurezas e indicada para la preparación de alimentos infantiles, por lo que podemos utilizarla directamente a la hora de preparar el biberón.

Al llenar el biberón es importante seguir las instrucciones del envase de la leche de fórmula para calcular bien las cantidades. No te olvides de que los cacitos de leche siempre serán rasos.

Antes de ofrecerle el biberón a nuestro bebé conviene probar la temperatura a la que esté. Igualmente, no es aconsejable meter el biberón en el microondas, ya que puede no calentar la leche de manera uniforme, haciendo que el bebé pueda tanto quemarse como tomar el alimento frío.

Después de leer estos pasos para esterilizar biberones, ¿tienes más claro cómo hacerlo? Si tienes alguna duda, ¡consúltanosla!

AVISO IMPORTANTE: La alimentación ideal para los lactantes es la leche materna. Cuando ésta no sea posible o resulte insuficiente, es el pediatra quién mejor puede aconsejar el tipo de leche a utilizar.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder