{{articleDetail.tags[0]}}

{{articleDetail.title}}

Dificultad
Dificultad
{{articleDetail.image[0].alt}} {{articleDetail.image[0].alt}}
{{image.alt}} {{image.alt}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

TEMAS
{{freetag}}

{{articleCapitalLetter()}}

TEMAS
{{freetag}}

Ingredientes

  • {{ingredient.ingredient}} {{ingredient.quantity}} {{ingredient.unit}}

Empezará a decir sus primeras palabras, aunque si no es así, no hay de que preocuparse, ya que pronto lo hará. Cada niño tiene su tiempo y unos empiezan a desarrollar su vocabulario antes que otros.

Ya no recurrirá tanto al llanto para expresar sus emociones o necesidades. Será capaz de expresarlo de otra manera que, después de tu primer año como mamá, adivinarás a la primera.

Usará las pocas palabras que conoce de forma indistinta, es decir, todos los animales serán “gato” o “perro”.

Será capaz de reconocer los nombres de los objetos con los que se relaciona cotidianamente. Seguramente todavía no sabrá nombrarlos, pero sí te los indicará con la mano. Es por eso que, en este proceso, será importante que le repitas el nombre al menos dos veces para que lo vaya reteniendo en su vocabulario.

Será capaz de comprender y seguir órdenes sencillas como “ven aquí” o “no toques eso”.

Os podrá llamar “papá” y “mamá” a la perfección e incluso repetirá algunas de las palabras que escuche en vuestras conversaciones.

Trucos que te pueden ayudar en la comunicación

    • Háblale despacio, de forma muy expresiva y siempre mirándole a la cara.
    • Utilizar palabras cortas (de 1 a 2 sílabas): “ven”, “toma”, “come”…
    • Anímale a pedir verbalmente lo que necesite.
    • Señala la identidad de quien posee los objetos.
    • Pon música que tenga un ritmo marcado y canta con él. Será un juego más y también una forma de estimular su lenguaje.
    • Juega a esconder y encontrar objetos.
    • No le respondas de manera infantil.

¿Cómo se prepara?

TEMAS
{{freetag}}

¿Quieres publicar un comentario? Regístrate o Inicia sesión

Publicar

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder

Mónica naranjo

Los síntomas aparecen frecuentemente después de la ingesta de productos que contienen lactosa.

Responder

Marta Sánchez

El cuerpo humano está compuesto por un 60% de agua, 18% de proteínas, 6% de minerales y aproximadamente 16% de grasa - esto significa que la proteína es el segundo nutriente más importande de nuestro cuerpo (después del agua).

Responder
Danone utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de analítica y mostrar contenidos acorde a tus intereses. Si continuas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.